El Shale: Una Revolución Energética toca a la puerta… Cuidado al abrirla…

El largo camino emprendido por la Humanidad en la búsqueda de recursos energéticos ha conducido al descubrimiento y utilización de las muy diversas fuentes de energía que hoy conocemos, lo cual ha estado siempre en dependencia del avance científico y tecnológico alcanzado en cada momento. Lo cierto es que todos esos medios han existido desde los tiempos en que surgió el planeta Tierra y el único cambio ha sido en cuanto a las posibilidades técnicas reales de su exploración, detección, extracción y explotación económica.

Así, en los últimos siglos, luego del predominio casi absoluto del petróleo y del gas natural como los principales recursos energéticos mundiales, en años recientes aparece, de manera bastante silenciosa, pero a ritmo acelerado, una posibilidad que, no obstante haber estado en la naturaleza desde siempre – y en el conocimiento humano durante siglos – había escapado a todas las clasificaciones históricas de los recursos energéticos. En la actualidad esta fuente parece llamada a convertirse, muy probablemente, en uno de los principales medios para producir energía en un futuro inmediato: el Shale….pero, ¡Cuidado¡ no está claro aún todos sus posibles impactos, y algunos pueden resultar catastróficos.

______________________________________

¿Qué es el Shale?

Es la denominación más conocida (y corta) en Idioma Inglés de lo que en Español se llama Esquistos Bituminosos y que no es más que una formación sedimentaria, una roca, que contiene petróleo y gas (shale-oil y shale-gas).

La diferencia esencial que define a esta formación rocosa como shale es que esta franja del subsuelo no tiene la permeabilidad suficiente para que el petróleo y el gas contenidos en ella puedan fluir o traspasar la piedra y ser extraídos por los métodos convencionales conocidos y que, en su lugar, se requiera de la aplicación de nuevas tecnologías.

¿Cuáles son las tecnologías básicas para la extracción del Shale y quienes la disponen?

A partir de los años 70 del pasado siglo XX, y como parte de la búsqueda de nuevas soluciones energéticas ante el impacto que tuvo en los EUA las llamadas primera y segunda crisis petrolera mundial que se produjeron durante esos años, el gobierno de los EUA, a través del Depto. de Energía y del Gas Research Institute, y con la participación de la empresa privada, lanzó la tarea de encontrar y desarrollar nuevas tecnologías que permitieran utilizar, comercialmente, el gas presente en las formaciones de Shale, que ya se encontraban detectadas en ese momento. Esas investigaciones crearon las bases de las principales tecnologías que hoy se disponen. 1

Consecuentemente con esto, actualmente son los EUA el principal y único productor verdaderamente significativo a nivel mundial de gas y petróleo a partir de esquistos, aunque en otros países, concretamente en América Latina en la Argentina, Colombia y México, comienzan estas producciones, aún en relativamente pequeñas escalas. Argentina, el más adelantado, con un equivalente actual en petróleo de esquistos a 50 mil barriles diarios.2

Existen tres tecnologías básicas para la extracción del combustible líquido y del gas a partir de las formaciones de Shale y que son mediante pirolisis, hidrogenación o disolución térmica. Algunos de estos métodos son “in situ”, otros “ex situ”, es decir; en el lugar en que se encuentra el yacimiento o extrayendo el material, convirtiéndolo en “tortas” y procesándolo en una planta. Cada uno de estos métodos tiene diferentes costos en energía, agua y, también y muy importante, en términos de afectación ambiental. En la actualidad empresas petroleras de distintas partes del mundo llevan a cabo investigaciones para mejorar los rendimientos de los diferentes indicadores que miden la eficiencia de cada procedimiento tecnológico.

La mayor parte de la producción del combustible a partir del Shale utiliza el llamado método de “fracking” o fracturación hidráulica de las capas de piedra que contienen el combustible. Este procedimiento, que no es nuevo en la industria petrolera, consiste esencialmente en abrir uno o varios pozos (verticales u horizontales) e inyectar grandes cantidades de agua a alta presión, conjuntamente con arena y sustancias químicas, para “romper” la resistencia natural de la roca a la fluidez del petróleo y del gas.

¿Cuáles son los peligros medioambientales del empleo de estas tecnologías para la extracción de combustibles?

En primer lugar, es necesario reconocer que son muchos los riesgos y las casi seguras afectaciones. Y que esto no es lo peor, sino que ni todos son conocidos, ni han sido medidos sus posibles impactos en la actualidad, ni todos han sido dados a conocer. No obstante lo anterior ya hay importantes pronunciamientos en este sentido de indiscutibles autoridades medioambientales, como son la Agencia de Protección Ambiental de EUA (EPA), la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, del Parlamento Europeo, y de importantes universidades como MIT, Cornell, Harvard, Colorado, Duke, Columbia, la del Sur de Texas, entre otras muchas.

Las mayores preocupaciones – y también las principales certidumbres – en el empleo del “fracking” están relacionadas con: La gran cantidad de agua que supone el empleo de esta técnica; la contaminación de las reservas acuíferas subterráneas con productos químicos, algunos de ellos conocidos cancerígenos; la afectación a la calidad del aíre, por la migración a la superficie de gases y sustancias químicas nocivas; la afectación de los suelos, por el movimiento de maquinarias, equipos y excavaciones; el “efecto invernadero”, se dice que en una medida peor que el carbón.

Pero, quizás la más preocupante de todas: La sismicidad inducida. Esto es, la fracturación hidráulica que estimula la ruptura de estratos o sedimentos del terreno, a diferentes niveles de profundidad, y que pueden provocar sismos que, hasta ahora, han sido relativamente pequeños, pero sentidos por la población de diferentes lugares. Hasta finales del año 2012, cuatro de esos sismos, provocados por el fracking, con intensidades entre 1,4 y 2,3 en la escala de Richter, han sido documentados por diferentes autoridades locales, entre ellas el Servicio Sismológico de EUA 3 . Uno ocurrió en EUA, otro en Canadá, y dos en el Reino Unido.

Obviamente, como es ya tradicional en relación a industrias tan conocidamente contaminantes como el carbón o la industria petrolera tradicional, las principales empresas norteamericanas vinculadas a esta industria, entre ellas la Exxon Mobil, Chevron Corporation y Conoco Phillips, han realizado declaraciones de defensa, tanto ambiental como económica, del “fracking” hidráulico.

En fin, esto sigue siendo un tema bastante nuevo pero de amplia discusión y sin conclusiones suficientemente definitivas acerca de los daños y beneficios de estas nuevas maneras de aprovechamiento de un recurso muy antiguo. Por tanto, es necesario estar al tanto del desenvolvimiento de este asunto hacia el futuro.

Lo que sí podría ser analizado en este sentido es que si en los EUA, nación donde se sabe que las regulaciones ambientales y de protección a la salud son muy exigentes, las empresas que extraen  petróleo y gas provenientes de formaciones de Shale se encargan de encubrir, por todos los medios a su alcance, la información sobre el empleo real de productos tóxicos y otras afectaciones, se podrá suponer entonces en otros países, donde las medidas y normas de protección al medio ambiente y la salud son mucho más laxas y menos severas, cuan desprotegidos podrán estar sus ciudadanos ante el empleo masivo de estas tecnologías.

¿Dónde se encuentran las principales reservas mundiales de shale-gas y shale-oil y su actual nivel de explotación?  

Según afirman algunos especialistas, los principales yacimientos mundiales de estos recursos se conocen desde hace un siglo, pero no ha sido hasta los últimos veinte años en que estos se han convertido en recursos verdaderamente explotables –y explotados- tanto tecnológica como comercialmente. La Administración de Información de la Energía (EIA) de los EUA informó sobre 137 formaciones de Shale en 41 países, fuera de EUA, en el año 2013.

Las principales reservas detectadas de shale gas y shale oil en el mundo para ese reciente año se muestran a continuación:

Reservas Comprobadas de Shale- Gas, Año 2013       

Lugar Mundial

Nación

Reservas recuperables  (trillones pies cúbicos)

1

China

1 115,2

2

Argentina

    801,5
3

Argelia

   706,9

4

EUA

   622,5

5

Canadá

   572,9
6

México

    545,2

7

Australia

   429,3

8

Sudáfrica

   389,7

9

Rusia

   284,5

10

Brasil

  244.9

  Total Mundial

                            7  576,6       (75,4 %)

Fuente; Elaborado a partir de Analysis and Projections US; Energy   Information Administration, Sept. 24/2015 4

 

                                 Reservas Comprobadas de Shale- Oil, Año 2013    

Lugar Mundial Nación Reservas recuperables (mil millones de barriles)

1

EUA

78,2

2

Rusia

74.6

3

China

32.2

4

Argentina

27,0

5

Libia

26,1

 6

Emiratos Árabes

22.6

              7 Chad

16,2

              8 Australia

15,6

              9 Venezuela

13,4

             10 México

13,1

      Total Mundial

                 418,9    (76,1%)

Fuente; Elaborado a partir de Analysis and Projections US; Energy   Information Administration, Sept. 24/2015 4

Una de las conclusiones más importantes que se puede desprender de los dos cuadros anteriores es que, no obstante que los recursos energéticos asociados al Shale se encuentran dispersos prácticamente en todos los continentes, el grado de concentración nacional de estos es muy elevado ya que, prácticamente, un 75% en ambos tipos de riquezas energéticas minerales se encuentra concentrado en sólo diez países del mundo.

Desde el punto de vista de su explotación, como ya se señaló, los EUA, junto con Canadá, son las naciones que tienen los mayores índices actuales de utilización. Así, por ejemplo, en el caso de EUA la producción de shale-gas entre los años 2007 y 2012 se ha incrementado en más de un 50% por año y la representatividad de la manufactura de gas mediante estas nuevas tecnologías pasó de un 5% a un 39% del total de la producción norteamericana de gas en ese corto período. Por su parte, con relación al shale-oil, su producción en los EUA posibilitó revertir la tendencia en la caída de la producción de petróleo en esa nación, lográndose un incremento del 50% entre el 2008 y 2013 5.

Con los cambios que se perfilan en el mapa energético del planeta a partir de la irrupción de la explotación en gran escala de estas nuevas tecnologías sus implicaciones políticas y económicas no pueden ser subestimadas. Los EUA, poseedores de una de las principales reservas naturales del Shale, así como casi exclusivos dueños actualmente de las tecnologías para su explotación, se proyecta en lo inmediato como una superpotencia energética a escala mundial. Pasan de ser importadores a importantes exportadores de energía. Según los últimos estudios publicados a mediados del 2016, los EUA ya superan en reservas de petróleo tanto a Arabia Saudita como a Rusia. La mitad de este petróleo se encuentra en las formaciones de shale-oil. Se dice que sólo las reservas de petróleo de esquito disponibles en dos yacimientos de Texas son mayores que las conocidas actualmente para toda China.

Obviamente, tal posición energética preponderante de los EUA en el escenario mundial coloca a esa nación en una casi total independencia respecto a decisiones políticas que puedan tomarse en naciones del mundo árabe o de gobiernos no favorables a los EUA, como es el caso actual de Venezuela. Igualmente, esta situación determinará límites a los actuales precios del petróleo y del gas, con la consecuente afectación a los productores y exportadores de hidrocarburos, pero con beneficios para los importadores netos. No parece que, en el futuro a la vista, los precios de estos recursos vuelvan a alcanzar los altos niveles que ya tuvieron en el pasado.

¿Cuáles son las perspectivas inmediatas de México en relación con el Shale?

 Lo primero a señalar sobre este tema es que, curiosamente, ni los medios de información ni los políticos han dado mucha información sobre el mismo, no obstante que, como ya se señaló, la nación azteca ocupa el sexto lugar mundial en las reservas de shale-gas y el décimo en shale-oil, lo cual significa una posición nada despreciable de México en este futuro panorama energético mundial.

De acuerdo a estudios dados a conocer por la publicación especializada  Staff Oil & Gas Magazine, del 16 de mayo del 2014, la intención a largo plazo de la empresa estatal PEMEX es perforar todas las zonas de shale-gas detectadas, hasta el momento, en el territorio mexicano. 6 En una reunión, celebrada en Houston, Texas, a principios de ese año, se presentó el trabajo titulado “Nuevas oportunidades para los recursos no convencionales en México”, donde se examinó de manera pública este tema.

En ese encuentro se mencionaron por representantes de PEMEX, cinco áreas de México en las que esa empresa enfocará sus esfuerzos en la detección de espacios de explotación de shale-gas. Esas regiones son: Sabinas-Burro Picachos, Burgos, Tampico-Misantla, Veracruz y Chihuahua. En esa propia reunión se señaló que el Estado de Chihuahua es una de las locaciones más prometedoras en cuanto al recurso de shale-gas, con una posible reserva en su subsuelo en el orden de los 33 mil km2 de shale-gas de tipo seco.

Por supuesto, nada de esto se ha relacionado con la reciente Reforma Energética que fue aprobada por el actual gobierno de México, mediante la cual se libera al Estado Mexicano de la posición monopólica que en la esfera energética ha ocupado en los últimos setenta años y se deja espacio para la entrada de empresas extranjeras. Ojalá que se tomen en cuenta los verdaderos intereses de esa nación y de su pueblo, especialmente los problemas ambientales, en los pasos que se den en el futuro en relación con estas nuevas oportunidades y ante la evidente disminución de la producción convencional de petróleo y gas por parte de PEMEX que ha tenido lugar, al menos en los últimos doce años, como resultado de la falta de las inversiones pertinentes en su momento.

¡Feliz Año 2018 para todos los lectores de este blog ¡

1   https://www.ypf.com/EnergiaYPF/Paginas/que-es-shale.html 

http://www.thedialogue.org/wp-content/uploads/2016/03/La-explotacion-del-shale-y-el-medio-  ambiente-Lecciones-de-poltica-  para-America-Latina.pdf  3 http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/09/140916_ciencia_fracking_mas_sismos_estados_unidos_evidencias_np

http://www.eia.gov/analysis/studies/worldshalegas/

5  http://www.politicaexterior.com/articulos/politica-exterior/20761/

https://www.oilandgasmagazine.com.mx/…

Euromercados y Paraísos Financieros; ¿Son realmente una incógnita?

¿Es posible actualmente evadir el pago de impuestos u otras obligaciones establecidas por los sistemas tributarios nacionales sin sufrir alguna penalización? Claro que si…Siempre que se disponga de mucho dinero y que se ocupe un cargo importante en una gran corporación, o un lugar destacado en el mundo del arte internacional, o ser un jeque árabe, un político de renombre, o miembro de alguna casa real europea, o que se tenga otra alta posición social y económica – aun cuando esta sea inadmisible moral o legalmente- pero que le permita ser parte del  “tax haven set”; o lo que es lo mismo del conjunto de los “paraísos  fiscales”.

_______________________________

¿Cuándo se inició esta modalidad de evasión de controles financieros?

Desde las primeras formas de gobierno en la historia, dejar de pagar los impuestos, o como también se conoce hoy la resistencia fiscal, era considerado uno de los peores crímenes e incluso en ocasiones penado con la muerte, como es la situación todavía en China (bajo determinadas circunstancias). En época reciente uno de los casos más conocidos se dio a inicios de los años treinta del pasado siglo en los EUA, cuando Alphonse Capone, a pesar de ser un notable mafioso y de sus innumerables crímenes, estos no le pudieron ser probados y sólo se le pudo condenar por evasión fiscal…

Pero esta situación comenzó a cambiar radicalmente hace aproximadamente sesenta años; durante la década de los años cincuenta del pasado siglo XX, durante el comienzo de la llamada Guerra Fría entre Occidente y la antigua Unión Soviética,

Como es sabido, las administraciones de los Estados Unidos casi siempre han tenido una determinada vocación por establecer restricciones políticas, económicas, financieras, tecnológicas o militares sobre los gobiernos de aquellas naciones que, por una u otra razón, no han sido de la conformidad del gobierno norteamericano de turno. Y, en este sentido, esa nación implantó un conjunto de restricciones sobre la entonces Unión Soviética, considerada genéricamente en aquella época como “el enemigo”.

Entre esas limitaciones estaba la prohibición del empleo por la URSS del dólar norteamericano para realizar transacciones comerciales que eran de mucho interés del Estado Soviético en ese momento y que tenían como propósito obtener determinados recursos tecnológicos norteamericanos que para los soviéticos tenían un alto valor estratégico.

La respuesta del gobierno de la URSS ante esa restricción norteamericana fue constituir un banco privado en Londres, representante de los intereses soviéticos y portador de la riqueza en dólares del Kremlin.  A ese banco, establecido mediante una operación totalmente legal, se le nombró “Euro Bank”. Y aunque luego ese banco “desapareció”, con su creación se abrió una nueva etapa en las relaciones financieras internacionales en todo el mundo que se extendería hasta hoy. La idea era muy simple: “Realizar operaciones en una moneda que no fuera la propia del territorio o nación en que se ejecutaba la transacción”.

Es decir, en el Euro Bank, creado en territorio del Reino Unido, se operaba en dólares de EUA porque las autoridades monetarias norteamericanas no podían actuar legalmente fuera de las fronteras norteamericanas. O, siempre que no fuera en territorio británico, era posible realizar operaciones en libras esterlinas. Y así, en cada caso. Apareció el concepto de “Euromercado” no porque estuviera asociado a monedas europeas de ese momento, sino por el lugar en que se inició esa experiencia y por su asociación con el nombre de Euro Bank.

En la década de los años setenta de ese pasado siglo XX esa práctica del Euromercado, y la operación de los “eurodólares”, se expandiría a partir de la primera gran crisis energética mundial.  Como resultado de esa crisis, el precio del petróleo se disparó y comenzaron a fluir hacia el mundo árabe millones de millones de dólares que no podían ser canalizados, por razones parecidas a las que se habían producido anteriormente entre los EUA y la Unión Soviética, y que en este caso tomaron el nombre de “petrodólares”.

Ya consolidada esa figura financiera del Euromercado, bajo el principio de NO control nacional sobre los procedimientos, lo demás fue sólo cuestión de perfilarse, aparecer múltiples tipos de operaciones, y establecerse como regularidad financiera internacional. A esto contribuiría de manera decisiva durante esos años setenta la desaparición del Pacto de Bretton Woods y el comienzo de la desregulación de los mercados monetarios y financieros internacionales y sus violentas fluctuaciones especulativas.

Aunque no ha pasado tanto tiempo ya casi nadie recuerda cómo apareció esa variante genérica de actividad financiera colateral llamada Euromercado y que se ha expandido por el mundo. Simplemente, se da como algo normal y como si siempre hubiera existido.

¿Cuáles son las reglas de funcionamiento y quiénes son los participantes en esta modalidad de los Euromercados?

En primer lugar, las transacciones que se realizan bajo la concepción de Euromercado no se distinguen porque se ejecuten en una moneda “especial” o diferente o en lugares distintos a los centros financieros nacionales o internacionales establecidos, sino porque están fuera de toda regulación. Y esa es su característica esencial. Esto es: No existen “requisitos de coeficiente de caja”, ni seguro de depósitos, ni capital mínimo, ni inversión obligatoria, ni límite de intereses…ni retención de impuestos. La ausencia de regulaciones bancarias o financieras habituales, unido a los grandes montos de las operaciones que se realizan, hacen que los costos de la actividad bancaria se reduzcan considerablemente en relación a las operaciones tradicionales.

Para garantizar las reglas de funcionamiento de los Euromercados su ubicación territorial debe llevarse a cabo: 1) En lugares con alta estabilidad económica y política, 2) Donde exista una comunidad financiera con suficiente experiencia y capacidad de desarrollo. 3) Siempre que se cuente con una excelente infraestructura de tele-comunicaciones y de servicios conexos modernos y 4) Donde no exista ninguna forma de control de cambio monetario.

En las operaciones de los Euromercados participan, de la manera más discreta y silenciosa posible: Los bancos centrales de las naciones y los grandes bancos comerciales, las entidades financieras multinacionales no bancarias, diferentes representaciones de gobiernos de países,  grandes corporaciones y, en última instancia y de forma minoritaria, personas a título individual, siempre que tengan la posibilidad de operar en esos montos muy elevados y que, por lo general, no sean residentes en los países donde se ejecutan las operaciones.

¿Qué tipo de operaciones realizan hoy los Euromercados?

En general, entre las actividades que se llevan a cabo actualmente bajo esta modalidad financiera se encuentran los Eurodepósitos. Es decir, depósitos bancarios que se realizan en monedas que se encuentran fuera de la jurisdicción del país que los emite. Los Europréstamos. Esto es, mercados de préstamos que oscilan entre medio millón y cien millones de dólares o más; a corto, medio y largo plazo, con tasas de interés normalmente flotantes. Los Títulos representativos de deuda, que incluyen los mercados de bonos, y que pueden ser bonos internacionales, que se venden en mercados diferentes al país de emisión; o eurobonos, que se emiten por empresas multinacionales, gobiernos, empresas nacionales, organismos internacionales, siempre que sean en una divisa diferente a la del país en que se emitió. Igualmente se emiten Títulos representativos de capital, representados principalmente por acciones, similares a los bonos, y se les llama acciones internacionales porque se emiten afuera del país de la entidad emisora. Por ejemplo, acciones de una empresa mexicana, emitidas en dólares canadienses, en Singapur.

Adicionalmente a todo lo anterior, que tiene una representación en “papeles”, se negocia día por día un estimado de más de ¡¡ cinco millones de millones de dólares ¡¡ en los mercados especulativos de divisas. Esto es, una cifra que representa casi cuatro veces el volumen en un día de todas las inversiones extranjeras directas que se ejecutan en todo un año. O lo que es lo mismo, cada tres días y medio se negocian en los mercados mundiales especulativos de divisas un moto que equivale a las exportaciones mundiales de mercancías de un año. 1

¿Dónde se ubican los principales Euromercados o centros financieros offshores?

La variante más conocida, aunque no la única, son los llamados centros financieros “offshores”; es decir “fuera de las costas”; forma de “doble moral” con la que se posibilita realizar operaciones que están prohibidas “inshores”.

Se reconoce la existencia de cuarenta y cuatro paraísos fiscales del grupo de los países que integran el llamado “G 20”; grupo de las naciones más desarrolladas del mundo y de las más avanzadas dentro del conjunto de las no desarrolladas. Solamente en la zona del Caribe existen 19 de estos paraísos fiscales; varios de ellos colonias o ex-colonias de EUA, Gran Bretaña, Holanda, entre otros. En la propia Europa, once paraísos fiscales; pequeñas naciones o partes de estas, con cierto grado de independencia y otras de pertenencia a países de la Unión Europea. Sólo dos o tres en África, y el resto, unos diez, en la región de Asia-Pacífico.

Esos paraísos fiscales, en los que no existe casi ninguno o ningún impuesto, son la sede de más de dos millones de “empresas fantasmas” y favorecen la evasión de gravámenes en un estimado de entre 300 mil a 500 mil millones de dólares anualmente. Representan la mitad de la actividad bancaria mundial y un 58% de los préstamos bancarios internacionales que se ejecutan en el mundo.

¿Cuáles son las motivaciones que pueden tener una organización o individuo para actuar financieramente en los Euromercados?

Como se puede colegir de todo lo anterior, son posible tres razones fundamentales que podrían inducir a alguna institución o persona a operar en estos mercados. Estas son:

1) Evadir impuestos

2) “Lavar dinero”

3) Una combinación de 1) y 2)

No parece que existan otras de peso Por supuesto que no son ni desconocidos ni ilegales los Euromercados ni su manifestación directa en los “centros offshores”, ni tampoco las operaciones especulativas en los mercados. Todo esto se conoce desde hace mucho por todos los gobiernos y los organismos internacionales.  En todo caso lo ilegal resulta, desde el punto de vista de la casi totalidad de las leyes nacionales, la evasión de impuestos y también el origen de una parte importante de los “fondos estacionados”, como eufemísticamente se acostumbra a denominarle a las enormes cantidades de recursos depositados u operados en los Euromercados y en los “centros offshores”. Todo esto forma parte, simplemente, de los mecanismos generados por el mundo global, desregularizado, para encontrar vías de escape a sus propias restricciones y que, en última instancia, beneficia a las fuerzas más poderosas.

¿Qué representan entonces los tan mencionados “Panama Papers” y la recién publicada investigación “Paradise Papers?

En verdad, no han agregado mucho más que no sea sacar a la luz pública chismes periodísticos, muy pasajeros, sobre los nombres de algunos de los notables o de las corporaciones o instituciones que “juegan” en esa realidad desde hace varias décadas. Ciertamente, no es algo que no se conociera y sólo han puesto de manifiesto, una vez más, “doble moral” que se sabe existe en torno a un tema tan sensible como son los impuestos que estamos obligados a pagar la mayor parte de los habitantes de este planeta, al tiempo que se exhibe como los más poderosos sobrevuelan esa realidad.

Otra cosa sería que los “Panama Papers” o los “Paradise Papers” se utilizaran por los gobiernos para exigir responsabilidades individuales o corporativas sobre los temas fiscales o en torno a los orígenes de los fondos allí depositados….. De eso ya se comienza a hablar en algunas partes. Pero esto sería harina de otro costal….y está por verse que realmente progresen tales acciones en las direcciones necesarias y justas.

1 Ver Trienial Central Bank Survey, Depto Económico y Monetario. Banco Internacional de Pagos, Ginebra, sept. 2013

¿Qué puede pasar en Corea?

Hace pocos días, un amigo me hacía esa pregunta. En ese momento no le di una respuesta porque quería pensar más en esta cuestión. Lo primero que habría que decir es que, en verdad, nadie sabe lo que puede ocurrir no ya en Corea sino sobre Corea. Porque de suceder realmente algo -que trascienda el intercambio creciente de agudas amenazas verbales reciprocas entre los gobernantes de EUA y de Corea del Norte- el impacto de lo que pasaría superaría el “tema Corea” y se convertiría posiblemente en un problema mucho mayor que el que enfrentó la Humanidad con la Segunda Guerra Mundial, hace ya casi ochenta años. Esperemos que, dada la historia de lo sucedido hasta ahora, no se llegue a ese extremo.

________________________________

Para comprender mejor la situación que hoy se confronta con Corea hay que remontarse necesariamente a los orígenes de esa realidad. Fue, precisamente, en los finales de la Segunda Guerra Mundial en que se inició el escenario actual. Todo comenzó con el “nuevo reparto” del mundo entre los países vencedores en la contienda. Así, el milenario Imperio de Corea, ocupado y colonizado por los japoneses desde 1905 (en que terminó la Guerra ruso-japonesa) al final de la Segunda Guerra Mundial fue desmembrado en dos partes y tomadas cada una, como prendas de triunfo, por las dos principales potencias ganadoras; la Unión Soviética y los EUA. Japón, uno de los grandes perdedores, ya no podía tener “derechos” sobre la Península Coreana, En 1948, los gobiernos de la Unión Soviética y de los EUA acordaron dividir el territorio de Corea, a partir del paralelo 38, en dos zonas de ocupación; el Norte y el Sur de la Península,

Esa división reprodujo la principal contradicción política internacional de ese pasado siglo XX: La batalla entre el Capitalismo y el Socialismo. En el norte de la Península, ocupado por la Unión Soviética, rápidamente se replicó el sistema socialista en ese territorio. Y en el sur, en manos de los EUA, también como podía suponerse, se utilizó su modelo capitalista. Pero esto no podía quedar ahí. Hubiera sido demasiado sencillo.

En 1948 hubo un tibio intento de realizar elecciones libres en toda la Península de Corea, pero este fracasó. Igualmente fallaron algunos esfuerzos para la reunificación. En su lugar, comenzaron escaramuzas militares fronterizas entre ambos bandos en el entorno del paralelo 38, línea divisoria de un mismo país pero ahora con dos sistemas, contrapuestos e irreconciliables, y sobre lo cual los coreanos no tuvieron ninguna participación.

En agosto de 1948 los norteamericanos crearon la República de Corea y pusieron al frente a Singman Rhee, veterano político coreano, de confianza de los EUA. En respuesta, un mes más tarde, los soviéticos “reconocieron” a la República Democrática Popular de Corea, y colocaron a la cabeza a Kim Il Sung, viejo líder guerrillero pro soviético, que había luchado contra los japoneses desde los años treinta y abuelo del actual gobernante Kim Jong-un.

Pero, en 1949 ocurrió un hecho que cambiaría la historia. El Partido Comunista Chino, encabezado por Mao Zedong, tomaría el poder en la China continental  y Stalin,  jefe máximo de la Unión Soviética vio la oportunidad de expandir la influencia de su sistema y dio instrucciones para proceder a la “reunificación coreana”…pero a su estilo.

A mediados de 1950, el ejército de Corea del Norte, apoyado por recursos militares soviéticos, y en la distancia por China, invadió Corea del Sur, cruzó el Paralelo 38 y en tres días las fuerzas comunistas norcoreanas llegaron a las puertas de Seúl, capital del Sur capitalista, ocupado por los norteamericanos. Había comenzado la Guerra de Corea. Era la primera “guerra caliente” desde el final la Segunda Mundial y la primera “guerra fría” entre la Unión Soviética y los EUA. Obviamente, a todos convenía que esto se presentara como una “guerra entre coreanos”, cuando en verdad ellos no eran más que puras piezas menores en el tablero de ajedrez mundial de las grandes potencias de la post-guerra.

Una vez ocupado casi completamente el Sur por las tropas del Norte, los norteamericanos lograron una muy rápida movilización de las fuerzas militares de sus aliados de la ONU, bajo la dirección del ejército de los EUA, encabezado por el mítico Gral. Douglas MacArthur. La contraofensiva de la ONU-EUA consiguió no sólo detener el avance del Norte sino que le hicieron retirar sus tropas hasta más arriba del Paralelo 38 y tomaron Pyongyang, la capital norcoreana socialista. Ante estas circunstancias, y frente a una muy probable derrota de su aliado norcoreano, la Rep. Popular China entró directamente en combate. El poderoso ejército chino hizo retroceder a los norteamericanos y reconquistó Seúl. Era ya una guerra abierta Chino-Coreana VS. Norteamericanos. Los soviéticos observaban, desde lejos y en silencio.

En ese momento ocurrió algo muy importante, y que tiene mucho que ver con lo que hoy sucede. Al parecer, el Gral. MacArthur le propuso al Presidente Harry S. Truman el bombardeo atómico del norte de China. A fin de cuentas, ya Truman tenía experiencia en lanzar bombas atómicas, porque había dado la orden de arrojar dos sobre Japón, hacía poco tiempo. Pero las circunstancias habían cambiado diametralmente. Esa decisión, no cabía duda, Stalin no la permitiría y reaccionaría con un enfrentamiento atómico directo entre los EUA y la Unión Soviética, principal aliado de China en aquel entonces.  Esto ya eran palabras mayores, que nadie deseaba. La situación se puso muy tensa en EUA, y ante las crecientes contradicciones que surgieron entre Truman y Gral. MacArthur al Presidente no le quedó otra alternativa que liberar al General de su cargo de comandante supremo de las tropas norteamericanas en el Pacífico. Era un gran líder de la Segunda Gran Guerra y esto generó muchas protestas de grandes grupos de la derecha norteamericana. Posteriormente, las tropas de EUA y de la ONU retomaron Seúl y se produjo un cierto equilibrio entre las fuerzas contendientes. Había un desgaste de ambas partes. A inicios de 1953 murió Stalin y esto ayudó mucho a calmar las tensiones. Dio un respiro.

A mediados de ese mismo año de 1953, luego de una cruenta guerra de tres años, y que se estima dejó cerca de cinco millones de muertos, ante todo de coreanos y chinos, pero también de norteamericanos y de otras naciones, se firmó por Corea del Norte y del Sur -autorizado por los EUA- un Armisticio. Ese documento, la Paz de Panmunjom (zona desmilitarizada entre el Paralelo 38 y las dos Coreas) no era un acuerdo de paz, sino sólo un cese de hostilidades. Situación que se ha mantenido durante los últimos 64 años ¡¡Por eso, al menos técnicamente, se mantiene el estado de guerra entre las dos Coreas. Nunca se ha firmado un acuerdo de paz definitivo.

Hasta aquí este breve resumen histórico. Y si la historia sirve de algo como proceso de aprendizaje y se toma como referencia algunos de los antecedentes recordados anteriores, entonces se puede razonar que:

  1. La situación actual no es nueva. Lo de hoy no es más que el agravamiento de un ambiente de tensión internacional que, con mayor o menor intensidad, se ha mantenido por más de 60 años en la Península de Corea, y en torno a ella. La mayoría de los presidentes norteamericanos en este largo período conocían de esto y han manejado esta situación, sin pretender resolverla. De una manera discreta.
  1. No es la primera vez que, en el contexto político referido a Corea, el clima de tirantez ha llegado al manejo de la posibilidad de utilizar armas nucleares, como vía de solución militar. Anteriormente contra China, hoy directamente contra Corea. Pero los resultados serían, prácticamente, los mismos.
  1. Con independencia de cualquiera otra justificación, y ante lo señalado en el punto anterior, la reacción del gobierno norcoreano de disponer de armas nucleares no se diferencia mucho de las motivaciones de Pakistán, la India o Israel, que también las tienen; por no mencionar a las grandes potencias, todas con armas nucleares. En esos casos, no hay alarma.
  1. Para Corea del Norte poseer un arma nuclear posiblemente sea más un tema de orgullo nacional, un símbolo de prestigio y quizás hasta un reclamo del respeto que ellos saben no tienen en el mundo actual, que una cuestión de estrategia militar. Puede que sea resultado de un complejo de superioridad política (que siempre resulta de inferioridad) más que una verdadera necesidad militar estratégica.
  1. Corea, y los coreanos, al menos a lo largo del último siglo, han visto invadido su territorio por distintas potencias y esto les ha dejado muy poco, o ningún espacio, de decisión propia, tanto en el norte como en el sur. Nunca han ganado una guerra ni decidido realmente en que sistema desean vivir. En tales circunstancias no es difícil suponer un orgullo nacional lastimado. Salvando las diferencias, no se debe olvidar que una situación de este tipo tuvo gran impacto en el surgimiento del nazismo en Alemania ..,y también en la caída del Muro.
  1. Corea fue un imperio asiático milenario. Esto es, acostumbrado a las sucesiones dinásticas. En el caso de Corea del Norte lo extraño no es que se herede el trono de padres a hijos o nietos, como puede ser en el imperio japonés, sino la falta de espacios para la sociedad civil y para instituciones de gobierno público que estén separadas de la “dinastía”. No conocen, ni desean, la democracia occidental. Pero esto es una cuestión muy interna, que sólo pueden resolver, en su momento, los norcoreanos.
  1. Las diferencias aceleradamente crecientes en los niveles del desarrollo económico entre la República de Corea (el Sur) y la República Popular Democrática de Corea (el Norte) no sólo muestran, una vez más, lo que puede lograr un sistema capitalista en comparación con uno socialista, sino que hace cada vez más lejana la posibilidad de alcanzar una verdadera y realista reunificación de “ambas Coreas”. Y esto también lo saben ambos gobiernos. No vale la pena actualmente discutirlo, más allá de la retórica política. Tuvo China que cambiar mucho económicamente para que Hong Kong pudiera unirse al territorio de la Rep. Popular. Y, así y todo en ese caso, se mantiene el principio de “un país dos sistemas”.
  1. La intervención u ocupación de territorios orientales por naciones occidentales, y en particular por los EUA, a la larga nunca han resultado efectivas ni triunfantes. Otras muestras, además de Corea, se tienen en los procesos de Vietnam, de Irak o de Afganistán, por mencionar sólo algunos. Occidente no acaba de comprender la cultura y costumbres del Oriente, aunque al revés no ocurre esto.
  1. Es normal la desconfianza generalizada de Norcorea ante el contexto mundial actual. Es una sociedad auto aislada, militarizada, autocrática, y rechazada mundialmente como sistema fallido. No tienen nada que ver (ni que buscar) en el actual mundo global capitalista. Y ya ellos no cuentan con sus aliados naturales. No existe la Unión Soviética y la China de hoy no es la de Mao Zedong. Están solos. Pero, por su parte, los EUA y el Japón siguen siendo para ellos muy parecidos (o peor) que antes. Los viejos fantasmas de la ocupación japonesa y de la intervención americana siguen presentes en el imaginario político de Corea del Norte. No saben (ni pueden) hacer otra cosa. ¿Quién dice que la Guerra Fría terminó? Para los norcoreanos, no. ¿Qué puede importarles a ellos que japoneses y americanos se enojen porque realicen pruebas coheteriles y que sus misiles caigan en el Mar de Japón? Mientras más se enojen más lo disfrutará el “líder supremo de Corea del Norte”. Es una simple y dulce venganza. Han tenido que esperar más de 60 años. Y ahora pueden darse ese lujo. Es un juego, peligroso, pero un juego, al fin. Allá los que lo tomen en serio y se enfurezcan. Ellos, en realidad, no pretenden lanzarle armas atómicas a nadie. Es sólo “demostrar que podrían hacerlo”, como los americanos, los franceses u otra potencia

Sobre la base de todo lo anterior es de esperarse que, a pesar de las tensiones y de la gravedad de la situación actual, esta situación se vaya acomodando y disolviendo, una vez más. Claro está que en esa disminución de los riesgos de llegar a “un punto de no retorno” la contribución esencial debería venir por el lado norteamericano, que parece no entender el juego que están llevando a cabo los norcoreanos. Pienso que, obviamente, se requeriría de una mayor madurez política y estratégica por parte de Occidente.

En verdad, y a fin de cuentas, nadie cree realmente que los norcoreanos quieran ver destruido su país y sus vidas. Y, por otra parte, tampoco han mostrado ninguna intención, al menos en tiempos recientes, de que quieran “exportar su modelo” a otras naciones. Saben que nadie se los “compraría”. Es un problema absolutamente de ellos.

Lo que si no parece muy sano es lastimar, aún más, el orgullo de un gobernante que presenta claras actitudes megalomaníacas, narcisistas y prepotentes…, Claro que estoy hablando, en este caso, del gobernante norcoreano…..

Turismo; uno de los sectores más dinámicos de la economía mundial

   

Desde 1980, el 27 de septiembre de cada año se celebra el Día Mundial del Turismo. Se escogió esa fecha porque ese día entraron en vigor los estatutos de la Organización Mundial de Turismo (UNWTO, por sus siglas en inglés), institución de las Naciones Unidas que tiene la responsabilidad de promover, a escala mundial, un turismo responsable, sostenible y accesible para todos.

Pero, lo importante aquí no es que exista una agencia de la ONU dedicada a respaldar una de las actividades de más rápido y sostenido crecimiento a nivel planetario en las últimas décadas, sino que el Turismo o “El Sector de los Viajes” representa hoy el 10% del PIB mundial – de manera directa, indirecta o inducida- genera, también de forma directa o indirecta, 1 de cada 10 puestos de trabajo en el planeta; significa el 7% de las exportaciones totales y ocupa el 29% de todos los servicios exportados en el mundo.

El Turismo no ha cesado de crecer en los últimos años, a pesar de crisis, catástrofes naturales, guerras y actos de terrorismo. Se ha expandido más rápido que el comercio mundial de mercancías en los últimos cinco años y es una de las mayores (y mejores) oportunidades de desarrollo de todos los países, tanto en el presente como hacia el futuro. Como actividad exportadora está en tercer lugar a nivel mundial, después de los productos químicos y los combustibles, y por encima de los bienes de la industria automotriz y de los alimentos.

______________________________________

¿Esta expansión extraordinaria del interés de las personas por viajar responde a una moda, quizás pasajera, o existen otros factores más profundos?

Pienso que esto, en esencia, es resultado de dos mega tendencias estrechamente interrelacionadas:

1) Consecuencia natural del proceso de Globalización en que vive una porción creciente de la Humanidad. A fin de cuentas, la Globalización no es más que el aumento progresivo y acelerado de la movilidad de mercancías, servicios, capitales, información….y personas.1 que se desplazan de manera continua, y en todas las direcciones, por el mundo y

2) Es resultado del incremento de los ingresos y del bienestar de la gente. Obviamente, una vez satisfechas las necesidades primarias y secundarias de los seres humanos, estos tienden, de manera natural, a querer “conocer la Tierra”. Por supuesto que esto está también relacionado con la elevación general de los niveles educacionales, culturales y de información que disponen las personas en todas partes. La Revolución en las tecnologías de la información y las telecomunicaciones ha contribuido a esto de manera decisiva.

En el mundo del año 1950 –a sólo cinco años de terminada la Segunda Gran Guerra- se desplazaron globalmente unos 25 millones de personas. Esto es, viajaban menos de 1 de cada 100 habitantes que vivían entonces en el planeta (2 525 millones). Treinta años más tarde, en 1980, el número de viajeros en todo el mundo fue de 278 millones. Es decir, 6,3 viajeros por cada 100 personas vivas. Y en el reciente año 2016, treinta y seis años después de 1980, el número de turistas alcanzó los 1 235 millones. O sea 16,6 viajeros por cada 100 habitantes de un mundo en que se estima vivían en ese último año 7 432 millones de seres.

Y esto no es todo. Se pronostica por la UNWTO que la cifra de viajeros en el mundo del año 2030 será de 1 800 millones de personas. Si se cumple ese pronóstico, esto significará que para ese año estarán viajando 21 personas de cada 100 que vivan en el planeta en ese momento. Es decir, una quinta parte de la Humanidad clasificará como viajera en ese año. 2

Por otra parte, desde el punto de vista del impacto económico de esta actividad se estima que los ingresos generados por el Turismo en ese ya lejano año de 1950 dejaron 2 mil millones de dólares en los lugares de destino de ese entonces, mientras que en 1980 esta cifra fue de 104 mil millones de dólares y en el 2016 de 1 220 miles de millones de dólares. Esto es, en las últimas seis décadas y media creció el resultado económico del Turismo en 610 veces ¡¡

¿Qué regiones encabezan la recepción mundial de turistas en estos momentos?

En el caso del Turismo (a diferencia de casi cualquier otra actividad económica) su despliegue y dinámica no obedece a los niveles previos de desarrollo económico o tecnológico alcanzado por un país o región, sino que el atractivo del Turismo se da por igual-o quizás en medida creciente- en lugares que no son territorios o naciones económica o industrialmente desarrolladas.

La participación de las naciones no desarrolladas en el mercado mundial turístico en el año 1980 correspondía sólo a un 30%. Esa proporción se elevó a un 45% en el pasado 2016 y se pronostica que alcance el 57% en el futuro año 2030, dejando atrás para ese entonces la parte que ocupan los países hoy industrializados en el mercado mundial de los viajes. Ese crecimiento equivaldría a la llegada en ese año de aproximadamente mil millones de visitantes a países de regiones no desarrolladas económicamente.

Una muestra de esa tendencia se tiene con las siguientes cifras. Según la Organización Mundial del Turismo, en el 2016 el mayor crecimiento en el número de turistas que arribaron a una región lo ocupó Asia y el Pacífico, con un 9% en ese año, seguido por África con un 8%. Las Américas registraron un crecimiento del 3%. Al tiempo que Europa, que como región sigue siendo la más visitada del mundo, creció sólo en un 2% y el Medio Oriente decreció en un 4% en el número de visitantes. Es decir, Asia-Pacífico no sólo se ha convertido en el espacio geográfico de más alto dinamismo económico mundial en materia de producción y de comercio exterior, sino también es actualmente el centro de mayor velocidad en la atracción de turistas en el mundo.

¿Qué países son hoy los más visitados?

Francia ocupa el primer lugar, en términos absolutos por el número de visitantes, con 82,6 millones de personas en el 2016, si bien esta nación muestra una ligera tendencia decreciente en la cantidad de arribos. El segundo lugar en llegada de turistas lo comparten los EUA y España, con 75,6 millones de visitantes cada uno en ese propio pasado año. En el caso de EUA también con un menor número que el 2015, pero España, por el contrario, reporta un incremento en la cantidad de visitantes de un 10,3% entre el 2015 y 2016. En tercer lugar se encuentra China, con una tendencia también creciente y 59,3 millones de visitantes en el 2016. De América Latina, el primer lugar lo tiene México, con 35 millones de visitantes, con tendencia a elevarse y que representa para ese país el octavo lugar mundial en este indicador en ese pasado año.

¿Es el número de visitantes el indicador más importante del desarrollo del Turismo?

Por supuesto que no. Tan importante como la cantidad de personas que visitan una región o país es el resultado económico que dejan esos turistas. De la cifra de 1 220 miles de millones de dólares, que se estima fueron los ingresos brutos dejados por los turistas en todo el mundo durante el año 2016, el 36,7% se quedó en Europa; un 30% en Asia-Pacífico; el 25,6% en todo el continente americano; y el 2,8% y 4,4% en África y Medio Oriente, respectivamente.

En cuanto a los países que, en particular, ocuparon los primeros lugares en la recepción de ingresos en el pasado año, aquí si se tiene una diferencia con respecto al orden de los primeros en recibir personas. Los EUA están en el primer lugar en cuanto a ingresos por Turismo, con 205,9 miles de millones de dólares; España en el segundo lugar, bien distante, con 60,3 miles de millones de dólares y… ¡Tailandia¡ en el tercer lugar, con 49,9 miles de millones de dólares. Esa nación asiática, que se encuentra después de México, en el noveno lugar en cuanto al número de turistas, sin embargo ocupa el tercer escalón en cuanto a ingresos por esta actividad. China ocupa la cuarta posición con 44, 4 miles de millones de dólares y Francia –primer lugar mundial en número de turistas- tiene el quinto lugar en cuanto a ingresos recibidos por este concepto. Ningún país de América Latina (ni México con su octavo lugar mundial en turistas) aparece en la lista de las principales diez naciones receptoras de ingresos por Turismo.

¿Son los visitantes o los ingresos por Turismo los únicos indicadores que muestran “la vocación” turística de un país?

Pienso que no. Un indicador que complementa el verdadero significado del Turismo en una nación es la proporción de la cantidad de visitantes que recibe al año ese país entre el número de sus habitantes o residentes permanentes. Este indicador no tiene una relación directa ni con el número de turistas ni con los ingresos recibidos por el Turismo.

Si se acepta esta propuesta, resulta que el número de turistas por habitante, en las diez naciones con más turismo y mayores ingresos por este concepto, sería el siguiente:

  Lugar País Turista/Habitante en el 2016
1 España 1,6
2 Francia 1,3
3 Italia   0,88
4 Tailandia   0,58
5 Reino Unido   0,55
6 Turquía   0,50
7 Alemania   0,44
8 México   0,27
9 EUA   0,23
10 China   0,04

Es decir, España y Francia, seguidos de cerca por Italia, serían los países que más aprovechan sus oportunidades de desarrollo turístico, al superar, en los dos primeros casos, la concepción de “un turista por habitante” dentro del conjunto de los estados con mayor peso del Turismo en el mundo, en cuanto a número de visitantes y volumen de los ingresos.

México, curiosamente, también aquí ocupa el octavo lugar en cuanto al indicador de número de turistas por habitante. Esto indica que las oportunidades para esta nación latinoamericana, en cuanto al desarrollo y la expansión turística, están lejos de ser aprovechadas a plenitud. Otro caso de un aún menor nivel de aprovechamiento de posibilidades turísticas en la región de América Latina es el de Brasil. La mayor nación del sub-continente, y con grandes atractivos turísticos, recibió en el pasado año solamente 6,6 millones de visitantes, contando con una población de 228,7 millones de habitantes; esto fue sólo de 0,03 turistas por habitante de esa nación. Dentro de América, otra situación interesante es la sub-región del Caribe, famosa por su “vocación turística”. El grupo de las 26 islas-naciones que componen ese conjunto recibieron en el 2016 un total de 25 millones de visitantes que dejaron un total de 30, 2 miles de millones de dólares. El total de las personas que vivían en esa zona en el año 2016 fue de 43,5 millones de habitantes, lo da un índice de 0,57 turistas por habitante, resultado que no parece corresponderse con la especialización turística de esa área. En otro orden, el número de visitantes al Caribe en el 2016 representa sólo el 12,6% de los registrados en toda la región de América (Norte, Centro y Sur) y el derrame de los ingresos por turismo solamente el 9,6% de lo recibido por toda la región.

¿Es el Turismo una actividad motivada sólo por el ocio, el esparcimiento y la recreación?

Absolutamente no. Contrario al criterio generalizado de que el Turismo es un sector económico vinculado esencialmente a la diversión y al descanso, las investigaciones realizadas por la mencionada UNWTO muestran que en el pasado año 2016 solamente el 53% de los viajeros señaló como propósito el ocio o pasar sus vacaciones. Prácticamente, la otra mitad se refirió a otras causas. Así, un 27% mencionó motivos de salud, religiosos o familiares para viajar; el 13% adujo razones de negocios o profesionales y un 7% otras causas no especificadas.

De estas cifras se desprende un hecho muy importante y es que las posibilidades y espacios existentes para el desarrollo del Turismo están en prácticamente cualquier región o país del mundo y para una infinidad, casi ilimitada, de propósitos. En verdad son muchas las causas que pueden inducir a las personas a viajar. Las razones existen. Y si no, se pueden crear conscientemente….

 

  1. Ver de Fernández Font, Mario L. “Globalización, Innovación y Competitividad. Sobre verdades, mitos y falacias”; Kindle Pub. Amazón MX; Edición Digital B01CRXLMT0; marzo 2016; pag. 40
  2. Los datos estadísticos están tomados de: UNWTO; Tourism Highlights, 2017 Edition y de https://www.populationpyramid.net/es/mundo/2030/

Ver: http://www.dinero.com/internacional/articulo/buena-temporada-para-el-turismo-a-nivel-mundial/242004

 

Seguir leyendo “Turismo; uno de los sectores más dinámicos de la economía mundial”

Network Marketing o Mercadeo en Red. El futuro de buena parte del Comercio

El Network Marketing o Mercadeo en red constituye una de las tendencias magistrales que se abre paso, de manera creciente, en el actual entorno económico y comercial mundial.

¿En que descansa esta concepción? La respuesta es sencilla. Todas son actividades descentralizadas, que se realizan a partir de la gestión individual. Personas que trabajan en el mercado desde sus casas, sin capitales o aún sin una preparación profesional especializada, pero tampoco tienen jefes y laboran bajo el principio de la operación en redes. Esto es, que su funcionamiento no responde a las estructuras organizativas tradicionales. De ahí su enorme ventaja competitiva en relación con el resto de las organizaciones convencionales.

__________________

¿Cuáles son las principales ventajas generales del Network Marketing?

En dependencia del sector, del producto o servicio y de la empresa estas ventajas serán  mayores o menores, pero en general se consideran las siguientes:

— No se requiere una inversión considerable. De hecho, la inversión inicial que      corrientemente se necesita para iniciarse en el Network Marketing sería imposible para  casi cualquier otro negocio.

– No existen tiendas ni locales de venta, lo cual representa un ahorro operacional  sustancial.

– Es una actividad que, usualmente, se ejecuta desde la casa, en paralelo con otras ocupaciones o profesiones..

– No precisa un nivel determinado de escolaridad, sexo o edad

– Con frecuencia se convierte en negocio familiar, que involucra directamente a  diferentes miembros de una misma familia, que dedican un tiempo parcial a esta labor

– Combina unas ganancias personales o familiares usualmente altas y rápidas con el consumo de un bien o servicio que, por lo general, es de alto valor y/o calidad.

En general, el Network Marketing es una forma de comercialización de venta directa en red, con un carácter multinivel que genera un enorme canal de distribución y en el cual los participantes no tienen que vender, de forma directa, ningún producto o servicio, sino establecer contactos que se multiplican exponencialmente.

¿Cuáles son las dimensiones actuales del Network Marketing en el mundo, qué países lideran y qué tipo de empresas participan?

Existe una organización internacional que es la World Federation of Direct Selling Asociations (WFDSA)1 o Federación Mundial de Asociaciones de Venta Directa, fundada en 1978 en EUA, con sede en Washington DC. Esta Federación representa al sector de venta directa global en más de 170 países del mundo y participan más de 60 asociaciones regionales y nacionales de esta modalidad de comercialización. Su misión esencial es: “Desarrollar, mantener y promover los más altos estándares globales de responsabilidad y de conducta ética en las ventas directas”.

En el informe anual de esa Federación para el año 2016, su presidente, el Sr. Doug De Vos, señala que en el año 2015, en todo el mundo, 103 millones de personas generaron ventas por valor de más de 183 mil millones de dólares, a través del sistema de mercadeo directo.2 Y que esta modalidad de comercio se encuentra en franca expansión a escala global.

Coincidiendo con el ritmo de crecimiento del comercio mundial de mercancías que, como se mencionó anteriormente, fue de un 7,2% como promedio anual acumulativo, igualmente las ventas directas minoristas entre los años 2012 y 2015 han crecido a un 7,2%, lo cual indica una muy estrecha relación entre las dinámicas del comercio global y del Network marketing.

Los 10 mercados de venta directa más importantes del mundo en el año 2015 fueron

Lugar

País Ventas directas

(En millones de US$)

Participación en el Mercado Mundial de ventas directa

(En % del total)

Vendedores directos

(En millones de personas)

1

EUA $ 36 120 20

20,2

2

China   35 455 19

¿?

3

Corea   16 891   9 6,7

4

Alemania   15 185   8

0,8

5 Japón   14 664   8

3,3

6

Brasil     9 125   5

4,6

7

México     6 930   4

2,2

8

Francia    4 590   2

0,6

9

Malasia    4 437   2

4,8

10

Reino Unido    4 039   2

0,6

 

TOTALES

147 436     79 %

Fuente: WFDSA-Annual-Report-2016.PDF

Como se aprecia en la tabla anterior, esta modalidad de comercio está fuertemente concentrada en los primeros 10 estados de mayor ranking, con casi un 80% del total de ventas directas de todo el mundo y, posiblemente, una cifra similar en personas ocupadas (no se puede determinar esta última cifra por la carencia de datos para China). Se destaca que Brasil ocupa un sexto lugar y México un séptimo, de acuerdo a volumen de operaciones.

Por otra parte, usualmente se considera que  el comercio directo es propio de las llamadas PYMES (Pequeñas y Medianas Empresas) pero nada más alejado de la realidad. Según la importante revista de noticias de mercadeo en red, Direct Selling News 3 en su último número de abril del 2017, muestra que de las 100 mejores empresas de venta directa y de marketing multinivel a escala mundial, según su volumen de ventas, existen 22 empresas que facturaron operaciones por encima de los mil millones de dólares en el año 2016.

Las cinco primeras fueron: Amway, de EUA, con 8, 8 miles de millones de dólares en ventas, fundada en 1959, distribuye productos de salud, belleza y para el hogar; Avon, de EUA, con 5,7 miles de millones, fundada en 1886, con producción de cosméticos, perfumes, joyería, juguetes y productos para el hogar; Herbalife, de  EUA, con 4,5 miles de millones, fundada en 1980, que comercia suplementos nutricionales; Vorwerk, de Alemania, con 4,2 miles de millones, fundada en 1883, opera en el sector de electrodomésticos; y Mary Kay, de EUA, con 3,5 miles de millones, fundada en 1963, vende cosméticos.

¿Qué características debe tener una empresa de Network Marketing para que valga la pena incorporarte a ella?

 Ante todo, debe ser una empresa legalmente constituida, con una sede conocida. La otra condición es que produzca un bien, o conjunto de bienes, o de servicios, de alta calidad y reconocimiento. Un tercer elemento fundamental es que cuente con un plan de negocios y de compensaciones suficientemente claro, explícito y estimulante. La experiencia en el mercado es un factor importante, aunque no necesariamente decisivo. La empresa debe tener una plataforma de información y un sistema que resulte asequible a los consultores, clientes o consumidores. La proyección de su mercado hacia un ámbito internacional es una condición muy necesaria que denota la madurez y el alcance global del negocio. Y, por último, el producto o servicio que ofrezca esa empresa debe ser del interés del mercado principal en que desempeñará su actividad el agente o consultor de la empresa.

Un poco de historia: ¿Por qué, cómo y cuándo surge el Network Marketing?

Es sabido que durante miles de años los ejércitos en todas partes se han organizado siguiendo lo que se denomina el sistema piramidal o militar, caracterizado por niveles que van desde la cúpula (el mando superior) hasta la base (los ejecutores o “soldados”). Por su parte, la sociedad civil, incluyendo tanto al mundo económico y comercial como a las organizaciones públicas y privadas no económicas ni comerciales adoptó de manera casi absoluta y unánime esa forma de estructurar sus organizaciones. Así, jefes a los distintos niveles son, al propio tiempo, subordinados de otros jefes, hasta llegar a los “operarios”. Tanto empresas como gobiernos o iglesias asimilaron ese tipo de organización, propio de las “revoluciones industriales”.

Es indudable que ese esquema organizativo tiene muchas ventajas: La centralización del poder que desciende a través de distintos niveles, la disciplina inherente a un mecanismo de “ordeno y mando”, las distinciones en cuanto a categorías, la compartimentación de la información y del conocimiento, la ultra especialización, el principio de un hombre una tarea, la fijación de metas, el control individual del trabajador, entre otros beneficios.

Pero también presenta grandes limitaciones para los tiempos que corren, en los que predominan las necesidades y posibilidades de un mundo global cada vez más competitivo y flexible Los grandes sistemas piramidales tienden a ser lentos en el proceso de toma de decisiones, relativamente menos innovativos (es muy difícil cambiar algo porque ya todo está establecido) y, muy importante, ese tipo de organización – al igual que los ejércitos-  es bastante costoso porque para cada nivel jerárquico se supone que exista una infraestructura que responda, entre otras razones, a la categoría y atributos de cada nivel de la organización.

En un contexto en que el comercio mundial de mercancías en los últimos treinta años se ha duplicado en cada década (un crecimiento del 7,2% promedio anual) es lógico suponer que aparecieran nuevas formas diferentes y más dinámicas del comercio.

Así, como parte de la revolución tecnológica que surgió en los años ochenta del pasado siglo y, en particular, con el desarrollo de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones – sintetizado en Internet- se puso de manifiesto que la vieja estructura piramidal, militar y jerárquica ya no se correspondía con los principios del funcionamiento de esas nuevas tecnologías. Era necesario una nueva concepción organizacional. Más dinámica, sistémica, flexible, innovadora, adaptable y, ante todo, más competitiva y mucho menos costosa, económicamente. De esta forma se expandió muy rápidamente la organización en red. Y se empezaron a generar múltiples manifestaciones de esta nueva manera de estructurar las actividades económicas y sociales.

El Network Marketing o Mercadeo en Red se inserta dentro de esta nueva lógica organizacional. “El NWM (Network Marketing) es una forma de distribución de productos y servicios, directamente desde el fabricante al consumidor final, sin intermediarios, facilitando, por el consumo personal y por recomendaciones a otros, generar continuas ganancias.” 4

En realidad este mecanismo de comercialización es anterior a la “revolución de las organizaciones en redes”. Surgió en la década de los años 40 del pasado siglo en los EUA cuando una empresa de suplementos nutricionales, que luego se convertiría en una gran compañía, la California Vitamins, cambió el esquema convencional de venta directa de “puerta en puerta”, por un innovador sistema de comercialización en el que los clientes, a su vez, podían convertirse en distribuidores, para generar ingresos “extras”, trabajando unas cuantas horas al día. Este nuevo diseño de venta directa se vería increíblemente enriquecido a partir de la década de los años ochenta, con las potencialidades que abrió la era internet, y que ha seguido desarrollándose hasta nuestros días.

Conclusión:

 En temas económicos de esta naturaleza los principios conceptuales o teóricos son importantes, pero más lo es la práctica. En este sentido, el autor de estas notas es uno de los 103 millones de seres que se dedica, adicionalmente, a esta actividad en el mundo, actuando como consultor de una de las empresas que se encuentran entre las 100 mejores a escala mundial, según el listado mencionado anteriormente. Los posibles interesados en saber más de este tema, o aún más, de llevarlo a la práctica, puede enviar un correo a: mfernand004@yahoo.es y con gusto le diré los pasos a seguir.

1) Ver:http://wfdsa.org/

2) http://wfdsa.org/download/advocacy/annual_report/WFDSA-Annual-Report-2016.PDF

3) http://directsellingnews.com/

4 ) https://www.gestiopolis.com/que-es-network-marketing-o-mercadeo-multinivel/

Algunos comentarios sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)

Los acuerdos comerciales preferenciales entre países han existido desde hace siglos. En un principio se desarrollaron entre naciones e imperios europeos, y con sus colonias, y luego se extendieron por el mundo. Las razones de su surgimiento no vienen al caso en este trabajo, pero si vale señalar que el debate en torno a sus ventajas y desventajas ha acompañado esta historia, al igual que el polémico tema sobre “Libre Cambio” vs. “Proteccionismo”, que nació con el Capitalismo a finales del siglo XVIII, y que se mantiene hasta nuestros días.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se inserta en estas corrientes de discusiones y ha estado sometido a juicios sobre conveniencias e inconveniencias, consecuencias y fallos, a lo largo de sus veintitrés años de vigencia. En este momento, cuando importantes fuerzas políticas al interior de los EUA cuestionan sus resultados, y hasta el propio sentido de su existencia, pudiera ser útil recordar algunas realidades y comentar lo que, a nuestro juicio, constituyen mitos o errores que se han tejido en torno a este asunto.

_____________

¿Qué es el TLCAN y desde cuándo existe?

El TLCAN es un acuerdo intergubernamental que estableció los principios y las reglas de funcionamiento que debían regular el comercio y la inversión que se lleva a cabo entre Canadá, los Estados Unidos y México. Está recogido en un documento de dos mil páginas, con ocho secciones y veintidós capítulos y que, luego de una difícil negociación tripartita que duró dos años, fue firmado por los máximos dirigentes de los gobiernos de esos tres estados en ese entonces; Brian Mulroney, primer ministro de Canadá, George Bush, presidente de los EUA y Carlos Salinas de Gortari, presidente de México. Se rubricó en diciembre de 1992 y entró en vigor el 1 de enero de 1994.

El TLCAN establece lo que se denomina una Zona de Libre Comercio, en este caso para la región de América del Norte. Ese estatus, para cualquier proceso integracionista, no es más que un escalón comercial con un procedimiento muy conocido y que no llega a alcanzar la categoría de proceso de integración

Una Zona de Libre Comercio se limita a tratar de eliminar obstáculos al comercio dentro de su territorio, facilitar la circulación transfronteriza de bienes y servicios, promover condiciones para un “juego limpio” y una competencia justa, aumentar las posibilidades y oportunidades para la inversión y proteger los derechos de propiedad intelectual, creando procedimientos y mecanismos para resolver disputas comerciales y un marco para una mayor cooperación entre las naciones firmantes.

Cinco mitos sobre el TLCAN

Mito 1

El TLCAN no ha logrado expandir el comercio y la inversión entre Canadá, Estados Unidos y México

La realidad: En el transcurso de los veintitrés años de vigencia del acuerdo, el comercio entre los tres países miembros se multiplicó en cuatro veces y no ha sido México el único beneficiario.

Según fuentes oficiales mexicanas 2, el volumen de las exportaciones de los EUA a México es mayor que las realizadas por la nación norteamericana a China y Japón, juntos. El comercio bilateral entre los EUA y México en el 2015 fue mayor que la suma del comercio de EUA con Japón, Alemania y Corea del Sur, y en ese propio año México compró a EUA productos por un valor equivalente a 1,2 veces las ventas norteamericanas al grupo de naciones formado por Francia, Alemania, Japón y el Reino Unido.  México es el segundo mayor mercado mundial para los bienes estadounidenses, si bien los EUA es el principal socio comercial de México

En relación con la inversión, en el 2015 llegaron a México, procedentes de los EUA y de Canadá, más de 17 miles de millones de dólares en Inversiones Directas. Pero, al propio tiempo, México tiene actualmente inversiones productivas acumuladas en territorio de los EUA por un monto de 16,6 miles de millones de dólares; de ello 3,8 miles de millones están en la industria manufacturera.

 Mito 2

El TLCAN ha significado una pérdida de empleos en los  Estados Unidos y Canadá, en favor de México

La realidad: No es posible afirmar que el saldo del TLCAN, desde el punto de vista del empleo, haya sido favorable a México. Es cierto que durante la vigencia del Tratado varios cientos de miles de puestos de trabajo, especialmente de la industria automotriz, han “emigrado” a las plantas norteamericanas establecidas como maquilas en territorio mexicano. Pero, también es verdad que el intercambio comercial e inversionista con México ha creado millones de puestos de trabajo para norteamericanos, en suelo de EUA.

De este proceso comercial recíproco, algunas regiones, tanto en EUA como en Canadá y en México, han ganado y otras han perdido. Así, Detroit, Michigan, señala la pérdida de puestos que se fueron a México. Pero, al propio tiempo se estima que 6 millones de trabajos en EUA dependen del intercambio comercial entre México y EUA, al tiempo que México ha perdido más de 1,3 millones de empleos en la agricultura en estos años.

Mito 3

 El TLCAN ha tenido un impacto negativo sobre la manufactura de América del Norte

La realidad: Desde que el TLCAN entró en vigor, y con la notable intensificación de los intercambios comerciales e inversionistas entre los países miembros, obviamente, se han ido estableciendo infinidad de nuevas cadenas tecnológicas y de creación de valor, asociadas a la producción y la logística de las empresas de la Zona. La producción manufacturera de EUA creció en un 62% entre 1993 y 2008, en comparación con el 42% entre 1980 y 1993 y la producción industrial canadiense aumentó un 62% entre 1993 y 2008, contra un 23% entre 1981 y 1993.

Si bien es cierto que el TLCAN ha fortalecido también la base industrial de México – lo que le ha permitido quintuplicar sus exportaciones de productos manufacturados en los últimos quince años – es igualmente verdad que la ausencia de una política de desarrollo industrial integral por parte de la nación azteca no ha posibilitado aprovechar el potencial creado al calor del TLCAN para un desarrollo industrial orientado al mercado interno. México optó por desplegarse como importador de materias primas y de bienes industriales de uso y consumo, inclusive llegando a una muy alta y peligrosa dependencia en la importación de alimentos, de productos agropecuarios y de combustibles (que podrían, y deberían, ser producidos nacionalmente). Aquí, una vez más, la limitación no viene por la vía del Libre Comercio ni del Tratado, sino de la ausencia de políticas internas en México.

Mito 4

El TLCAN debilita la soberanía nacional y la independencia de las naciones que participan en el mismo

El TLCAN es un tratado trilateral concebido para facilitar sólo el comercio y la inversión entre Canadá, los Estados Unidos y México. Como se ha señalado, no es un Acuerdo de integración, sino sólo un Pacto de Libre Comercio de Bienes y Servicios y, como se sabe, no incluye la libre circulación de factores (personas y capitales). Por esto, una zona de libre comercio no se considera una región integrada, y en tal sentido el Tratado no afecta para nada el marco cultural, institucional y/o legal propio de cada uno de los tres países y les permite mantener totalmente su soberanía e independencia.

 Mito 5

México se hundiría sin el TLCAN

El TLCAN es, sin dudas, el acuerdo comercial más importante en que México participa. Pero, además de ese tratado, desde 1986 a la actualidad, la nación azteca acumula otros 11 tratados de Libre Comercio con 46 países, 32 acuerdos para la Promoción y Protección recíproca de las Inversiones y 9 acuerdos de Complementación Económica y Alcance Parcial en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Por otra parte, no obstante esta proliferación de acuerdos y tratados suscritos por México, dado el muy alto peso del intercambio comercial e inversionista con los EUA, son muy pocos, por no decir ninguno, los pactos que actualmente se encuentran activos con otras naciones. Pero, en un momento determinado y por circunstancias políticas, los mismos pueden ser activados en función de los intereses recíprocos de México y de esos otros estados.

Dadas su población, los niveles de producción y su comercio exterior, México se encuentra en la décima posición en número de habitantes y la oncena posición de la economía mundial Es, después de Brasil, la mayor economía latinoamericana, siendo el volumen de sus exportaciones mayor que la suma del correspondiente a todas las demás naciones de América Latina. México es el décimo tercer país que más comercia en el mundo y similar posición en la recepción de inversiones a escala mundial.

Esta nación es el séptimo productor y el cuarto exportador, a nivel mundial, de vehículos ligeros; el primer exportador de televisores y de varios productos agrícolas, entre otros renglones principales. Por supuesto, el potencial productivo y comercial de México le permitiría una mayor diversificación de sus relaciones económicas con el resto del mundo.

   Conclusiones generales sobre el tema

Es evidente que el TLCAN requiere de una revisión y actualización debido a los avances tecnológicos y a las formas y modalidades del comercio y la inversión que no existían cuando se firmó, hace veintitrés años. Y esto, obviamente, debe ser realizado partiendo de los legítimos intereses, actuales y futuros, de los tres países firmantes.

Esto es una realidad. Pero, una posición política extrema, que condujera a una eventual ruptura de ese Tratado, al menos en lo referido a las relaciones bilaterales entre México y los EUA, pudiera implicar ciertamente afectaciones a la economía mexicana, pero también, y en medida no menos significativa, para la nación estadounidense.

En esa hipotética situación extrema –y aún sin llegar a esta- México pudiera (y debiera) expandirse hacia nuevos mercados para el suministro y la exportación de sus productos y nuevas fuentes y destinos inversionistas. En estas circunstancias, a los EUA les va a ser difícil – y muy costoso y complicado – disponer de otro suministrador factible de fuerza de trabajo para millones de puestos laborales productivos que existen en el territorio de los EUA, especialmente en la agricultura, en las construcciones, en los servicios comerciales, en el transporte, entre otros sectores, y que ya hoy no quieren (o no pueden) ser ocupados por norteamericanos de “pura cepa sajona”. No se trataría, para nada, de una ruptura de los vínculos económicos y comerciales con los EUA que deban mantenerse, sino sólo de una diversificación de las relaciones de México con el resto del mundo.

Es claro, además, que un repliegue comercial mexicano podría tener consecuencias devastadoras para el comercio y la producción, en particular del conjunto de los estados del sur de los EUA que, en otro orden, son de mucha importancia económica y política para la unión americana. Los mexicanos son tanto los principales clientes como los empleados de cientos de miles de establecimientos en los principales estados sureños de los EUA.

A fin de cuentas, el comercio entre México y los EUA, aunque ciertamente se aceleró en estos últimos veintitrés años, no comenzó en 1994, ni desaparecerá porque, aún en un caso exagerado, desaparezca el TLCAN. Los vínculos tecnológicos, comerciales y económicos establecidos entre ambos países durante los últimos ciento cincuenta años se pueden contar por millones y, claramente, sus intereses están por encima de posiciones políticas circunstanciales que pretendan ignorar estas realidades. No es tiempo de proteccionismos ni de barreras físicas o comerciales. Vivimos en un mundo cada vez más global, en el que predomina la aceleración de los flujos, en todas las direcciones, de personas, mercancías, servicios, capitales, información y conocimientos. Desconocer esto, y pretender ir contra esas corrientes es, en el mejor de los casos, absurdo.

1 Elaborado a partir de información de El Economista; 5 de marzo, 2017
2 Presidencia de la República de México; 21 de julio 2016
 Ver “Subsidios Agrícolas en México: ¿Quién gana y cuánto”; Scott, John; Mexico Institute del Woodrow Wilson International   Center for Scholars; https://www.wilsoncenter.org/sites/default/files/Subsidios_Cap_%203_Scott.pdf

Crónica de una Agonía Anunciada: La industria petrolera de México

En 1981 fue publicada por primera vez una excelente novela de ese gran escritor que fue Gabriel García Márquez titulada “Crónica de una Muerte Anunciada”. La esencia de esa obra estriba en mostrar cómo en ocasiones no se llega al fondo de la verdad porque cuestiones elementales quedan sin explicar, a pesar de que los acontecimientos que conducen a una muerte transcurren ante los ojos de todo un pueblo, que tenía información de lo que podría suceder, pero que nadie lo creyó…. hasta que sucedió.

Esa narración, que parece  posible sólo a partir de la lógica sub realista tan propia de García Márquez, ilustra lo que ha sido en la realidad el desempeño de la industria petrolera de México en las últimas décadas y que, al igual que en la trama de ese libro, era un proceso que se veía venir, que se disponía de la información, que se podía haber evitado a tiempo, y que nadie pensó que llegaría al punto en que está hoy. Por eso, muy lamentablemente, la historia reciente de esta industria mexicana podría ser calificada como: “Crónica de una agonía anunciada”,  porque la muerte aún no ha llegado… pero puede estar muy cerca si no cambian diametralmente muchas de las maneras en se han hecho las cosas

_____________

La Producción

Lo primero que hay que reconocer es que la crisis de la industria petrolera mexicana – y hay que calificar abiertamente de crisis lo que está ocurriendo- no comenzó en el actual sexenio de gobierno, ni sus causas se deben a la esencia y propósitos de la Reforma Energética aprobada a principios de su mandato. En todo caso, el manejo de este problema por la presente administración no sólo no detuvo las tendencias negativas que se venían presentando en esta industria, al menos desde dos gobiernos anteriores, sino que su ejecutoría de hoy ha agravado, aún más, la situación, hasta niveles sin precedentes.

La historia muestra cómo las inversiones de los gobiernos mexicanos durante los años setenta hasta principios de los ochenta del pasado siglo en la exploración y explotación de nuevas reservas petrolíferas en este país condujeron a importantes descubrimientos de yacimientos en Chiapas, Tabasco y, el mayor, Cantarell, en Campeche. Esto posibilitó una creciente producción de petróleo, que llegó a más de tres millones de barriles diarios durante el decenio 1977-2007, con un pico de 3,4 millones en el 2004.

Pero luego, a partir del 2005, durante el final de la presidencia de Fox y durante todo el mandato de Calderón, y en lo que va de la actual administración, la producción viene cayendo aceleradamente. Es decir, al menos, once años de caída ininterrumpida. Esta situación de reducción de la producción, perfectamente conocida, se debe a dos razones fundamentales:

1) El agotamiento natural de las reservas en explotación (y sobreexplotación) y

2) La muy limitada política de inversión estatal orientada a la búsqueda de nuevos yacimientos, que compensaran el agotamiento que se venía produciendo en los existentes.

La primera causa era inevitable, pero la segunda no. Fue una cuestión de mala política y de falta de previsión de las últimas administraciones, incluyendo la actual. En tiempos en que los altos precios del producto actuaban como “colchón” que amortiguaba la caída de la producción. ¿Para qué meter dinero en una industria que daba mucho dinero? Era sólo cuestión de sacarle para dedicarlo a todo lo que se les ocurriera a los gobiernos, incluyendo su mala utilización, no en pequeña medida. Pero cuando los precios se desplomaron, en particular después del 2015, ya no había ni producción ni dinero para invertir.

graph11

            l             Fuente:  http://www.elfinanciero.com.mx/economia/graficas-que-te-explican-como-esta-la-riqueza-petrolera-de-mexico.html

Por tanto, en la realidad la historia no fue, como acaba de afirmar el Presidente Peña Nieto, que “la gallina de los huevos de oro se nos fue acabando” 1 No, la gallina no se acabó. A la gallina la mataron o la dejaron morir. ¿O es que acaso alguien pensó que era una “gallina que no había que alimentar” y sólo explotar?

Los Precios

 Los precios promedios anuales internacionales del petróleo, tomado como representativo de estos el Brent del Mar del Norte, así como de la mezcla mexicana, desde el año 1998 hasta el 2016 fueron los siguientes:

graph-2

Fuente: Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, con datos de la Secretaría de Energía, PEMEX, REUTERS y Mercado de Físicos, El Financiero y Secretaría de Economía.

Lo anterior significa que la producción mexicana de petróleo comenzó a declinar ininterrumpidamente precisamente a partir del momento en que los precios del producto se aceleraron en el mercado internacional. Esto es, durante los años 2004-2005 (descontando la caída mundial provocada por la llamada crisis hipotecaria de los años 2008- 2009 y que se recuperó en el 2010-2011). Esos precios altos del hidrocarburo se mantuvieron hasta el 2014 y ha sido sólo en los últimos dos años en que se produce su declinación que, por cierto, nunca llegó a alcanzar los relativamente bajos niveles de precios que prevalecieron en el mundo hasta los años 2003-2004.

Por tanto, responsabilizar a los precios en el mercado internacional de los hidrocarburos por los actuales resultados de las presiones financieras de México constituye una falacia más. Puede suponerse qué resultados tan diferentes podrían haberse obtenido si México, en lugar de haberse aprovechado sólo del “boom” de los precios en los diez años que transcurrieron entre el 2004 y el 2014 para aumentar su renta petrolera por la vía de la elevación de los precios hubiera, al menos, sostenido los niveles de producción alcanzados, en lugar de haber asistido a su declinación constante durante todo este período.

Otra imprecisión que ha sido utilizada por la actual administración de México para justificar el injustificable aumento del precio de las gasolinas ha sido de que esta nación se encuentra entre las que tiene los precios más bajos del mundo para este combustible. La realidad es que todo estriba en lo que se quiera entender como “los precios más bajos del mundo” porque lo cierto es que, según el sitio especializado globalpetrolprices.com,2 en el actual inicio del año 2017, de un total de 167 países existen 51 naciones en que los precios son más bajos que en México, y no son sólo países petroleros (como se supone que aún es México) y en otros 115 son más altos.

Pero, a fin de cuentas, lo anterior no es lo más importante. Cualquier persona con nociones de Economía sabe que no es una cuestión sólo de precios, sino que estos tienen sentido únicamente en el contexto de los ingresos promedio de los ciudadanos de un país, en un momento dado. En tal sentido, según un estudio de finales del 2016,  reseñado por El Financiero el 30 de diciembre del 2016 – y aún antes del “último gasolinazo” de inicios del 2017- la prestigiosa firma de consultoría norteamericana Bloomberg afirmó que:“Los conductores mexicanos son los que más dinero gastan de su salario en gasolinas, igualando con los sudafricanos”.

Ese estudio de Bloomberg abarcó 61 países y resulta que los mayores precios de la gasolina, en relación con los ingresos promedio, lo tienen en primer lugar Sudáfrica y México, ambos con el 3,38% del salario anual dedicado a pagar la gasolina, y le sigue Grecia en tercer lugar con el 2,87%,  Los precios más bajos de la gasolina, en relación con los salarios, lo muestran Venezuela, China y Hong Kong, con 0,29; 0,43 y 0,46 %, respectivamente.3 Es posible que ya en enero del 2017, luego del último aumento de precios, México se encuentre en el primerísimo lugar mundial  absoluto de este lamentable indicador. Y por si no quedara en esta posición en enero, con el gasolinazo previsto para febrero, seguro lo logra.

La imprecisión del subsidio

En particular durante las últimas semanas, las autoridades de México se refieren con frecuencia a la imperiosa necesidad de terminar con el “subsidio de las gasolinas” so pena de que, de no ser así, se verían afectados importantes programas sociales.

Esa afirmación, además de sonar a coacción, es no sólo una ambigüedad, sino una falsedad. La vaga expresión del “subsidio de las gasolinas”, que pudiera ser interpretada como un regalo o asistencia que se da a los consumidores, en verdad es el financiamiento o subsidio al productor; a la empresa estatal Petróleos Mexicanos, PEMEX, que hasta ahora es la única productora y distribuidora de combustibles en la nación azteca y que es una organización quebrada. Esa firma paraestatal, de haber pertenecido al sector privado, hubiera debido declararse en bancarrota y cerrar sus puertas.

La cuestión estriba en que PEMEX, que históricamente – aunque hace ya bastante tiempo- contribuía a la economía y a la sociedad mexicana mediante el aporte de una significativa renta petrolera, en la actualidad se ha convertido en una institución que es parcialmente, pero en medida creciente, financiada por la población del país. La ineficiencia y la baja productividad de ese monopolio han conducido a esta situación. No son los precios internacionales de los combustibles ni la tasa de cambio del peso mexicano respecto al dólar los verdaderos culpables de lo ocurrido. Estos dos últimos factores lo único que han hecho es agravar un problema que ya existía desde hace tiempo y poner al descubierto la incapacidad de mantener la actual realidad crítica de la industria petrolera mexicana.

¿Qué hacer?

Parece evidente que en las actuales circunstancias de esta industria, con tiempo, se podían haber hecho muchas cosas antes de lo que se ha dispuesto. La respuesta de elevar los precios de los combustibles aparece como una reacción de pánico, de parálisis y facilismo. Y lo peor, no va a conducir a buenos resultados, ni económica ni políticamente.

Algo que se hubiera podido haber adoptado primero hubiera sido un verdadero y profundo plan de ajuste de los gastos de PEMEX, incluyendo el redimensionamiento a fondo de su abultada burocracia y de su enorme plutocracia sindical, que asemeja a un Estado dentro de otro Estado. A estas medidas le acompañaría una real política de austeridad –no la parodia de una ridícula rebaja de sueldos- en los restantes órganos de gobierno, desde el poder central hasta los congresos, partidos políticos –que gravitan obligatoriamente sobre todos los contribuyentes, aunque la inmensa mayoría de estos no militen en ninguno de ellos- así como las corruptas administraciones de gubernaturas y alcaldías de muchos de los estados.

Más allá de falsas promesas politiqueras, haber llevado adelante un verdadero programa de inversiones a largo plazo en la industria; desde la prospección y exploración hasta el cierre de las cadenas productivas y la creación de suficientes capacidades de refinación, que es una pieza clave en esta historia y asunto pendiente desde hace mucho tiempo, así como el completamiento y modernización de las redes de distribución de los productos.

Por último, es también obvio que la fórmula adoptada de simular el funcionamiento de los precios cambiantes de un producto, como si hubiera una efectiva economía de libre competencia, pero bajo condiciones de una fijación y administración centralizada de precios de una actividad totalmente monopolizada por el Estado es un aporte, posiblemente inédito, en la práctica económica mundial y no parece ser un buen inicio para una verdadera liberalización del mercado de este sector, ni conducirá a resultados claros.

Adicionalmente a todo lo anterior, y quizás lo más importante, sería que realmente PEMEX pudiera producir suficientes cantidades de  gasolina para poder competir verdaderamente con las grandes y poderosas firmas extranjeras que, se supone, entrarán al mercado mexicano con sus productos en un futuro ya muy cercano. Es claro que con sólo un 30% de producción nacional de gasolinas y, correspondientemente, un 70% de combustibles importados –como es desde hace tiempo y en la actualidad- es casi imposible imaginar un escenario de libre competencia de la empresa petrolera mexicana con las firmas  extranjeras y es  probable que su actual agonía conduzca a la muerte….. Esto significaría un adiós definitivo a la renta petrolera de México. Esta es la muy dura realidad que parece que se avecina. ¿Será ya demasiado tarde?

1 http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/01/13/1139472

2 http://es.globalpetrolprices.com/gasoline_prices/

3 http://www.elfinanciero.com.mx/economia/mexico-es-el-segundo-pais-que-mas-      gasta-de-sus-ingresos-en-gasolina.html

La Montaña Rusa de la Economía Mundial para el 2017

Una analogía del comportamiento de cualquier economía, y la mundial no es una excepción, consiste en examinar su movimiento como si fuera uno de esos trenes que se desplazan en la montaña rusa de un parque de diversiones. En la economía, al igual que en la montaña rusa, no importa las personas que estén en los carros ni quien marche en el primero de ellos. Se moverá, independientemente del deseo de los pasajeros. Pero, el destino de todos estará relacionado con lo que ocurra en el tren.

La economía, al igual que el convoy, tendrá momentos de ir cuesta arriba, y en otros cuesta abajo. Algunos tramos serán más o menos largos que otros y sus efectos se harán sentir con mayor o menor intensidad, en dependencia de que sea una fase de ascenso o de descenso, y del grado de la pendiente en que se encuentre el tren (la economía) y de su velocidad. El factor sorpresa estará presente en todo este movimiento. Ni en la montaña rusa ni en la economía, podremos estar seguros de lo que nos espera en los tramos por delante.  Pero, aun así,  siempre resulta una experiencia excitante y, al final del trayecto, unos saldrán mejor librados que otros.

______________

Partiendo de esta similitud, vamos a intentar imaginar cuáles pueden ser algunos de los posibles acontecimientos que podrían estar presentes a escala mundial, condicionando los resultados generales que se pudieran esperar durante este ya inminente año 2017.

En primer término hay que recordar que el tren de la economía mundial, como tendencia a largo plazo, se encuentra en un viaje “cuesta abajo”. Esta fase de descenso comenzó con el inicio del nuevo siglo-milenio. “La creciente turbulencia en el sistema financiero internacional, ocasionó que en el año 2001 se registrara la primera declinación del volumen del comercio mundial de mercancías desde 1982 y la primera disminución de la producción mundial de mercancías desde 1991”.1  Este ciclo de descenso de la economía mundial se reforzó con la llamada “Crisis Subprime” o “Crisis Hipotecaria”, que se inició en septiembre del 2008 en el sistema bancario de los EUA, pero que rápidamente contagió al sistema financiero y bancario mundial y que condujo a la reducción drástica de la liquidez y a la casi contracción total del crédito, poniendo al sistema económico internacional en una situación de crisis como no era conocida desde la famosa Gran Depresión de los Años 1929-1933.

De esa crisis de los años 2008-2009, los EUA y parte del mundo comenzó a recuperarse, relativamente, en los últimos cinco o seis años. Pero no del todo. Los EUA lograron “capear el temporal” de una mejor manera, pero Europa y Japón, tal como ocurrió en la experiencia de la Gran Depresión, aún están con una falta de dinamismo económico nada favorable.

En este escenario descendente de la economía mundial, que lleva ya diez y seis años de duración, si la situación no fue mucho peor ha sido por la actuación económica y comercial de un nuevo actor clave –no presente durante la Gran Depresión de inicios del siglo XX: la Rep. Popular China.

El desempeño económico de China durante estos últimos años ha sostenido no sólo buena parte del crecimiento de la economía y del comercio mundial, sino también un componente muy importante del sustento de ese crecimiento; al propio dólar de los EUA, al ser los asiáticos uno de los mayores poseedores mundiales de la moneda norteamericana, fuera del territorio de esa nación.  No se trata de una cuestión de humanismo, o de respaldo de China a los valores occidentales. Es sólo una cuestión de intereses. China ya es hoy, como país, la mayor economía y el principal exportador mundial y llegó a esa posición debido a crecimientos del orden del 9 -10 %, promedio anual sostenido, durante aproximadamente 30 años. Pero el estado asiático nació, como potencia económica y comercial mundial, en un mundo en el que  hacía rato que existían “las reglas del juego del capitalismo” y China no ha hecho más que “aprovecharse y seguir el juego”. Pero no hay que suponer que esto va a ser indefinido. China, sin dudas, y en un corto plazo, va a jugar “su propio juego”.

Pensar que China puede ser vista y tratada actualmente como “el enemigo” de los EUA, podría ser un trágico error político y de cálculo, de consecuencias impredecibles. Mientras que la economía mundial, y la de muchos países, se encuentra en situación de descenso o estancada, la de China sigue siendo una de las más dinámicas del mundo, a pesar del descenso que programan ellos mismos y sobre lo cual se comentará posteriormente.

En resumen, puede esperarse que el año 2017 sea una continuidad de la fase descendente del ciclo largo de la economía mundial 2, iniciado a principios del actual siglo –y que duraría, posiblemente, hasta el 2020. Pero este próximo año podría estar agravado por algunos de los elementos negativos que han prevalecido en el pasado reciente, más otros nuevos que se intensificarán y algunos que aparecerán – y que no serán precisamente positivos.

En primer lugar, luego de los muy altos ritmos de crecimiento de China, mencionados anteriormente, en el 2014 el país asiático registró un 7,4% (el menor crecimiento en 24 años), para el 2016 se desacelera hasta un 6,5% y para el 2017, las proyecciones preliminares señalan un crecimiento del 6,3%. 3. Estos últimos, en realidad, no son bajos ritmos, pero los chinos, que acostumbran a bautizar con frases sus hechos trascendentes, ya comienzan a hablar de: La “nueva normalidad” como su actual slogan. Esto es, no más crecimiento de dos dígitos, sino que vienen cambios estructurales profundos en esa nación, que incluyen una reorientación esencial de su economía hacia su mercado interno, de ya casi 1 400 millones de personas.

Esta nueva situación supone una desaceleración de las compras chinas, tanto de materias primas – que es un comprador esencial mundial- como de productos terminados y de tecnologías. Las afectaciones pueden ser serias para determinados países y regiones suministradoras a China, como es el caso de Sudamérica, en particular, pero también para economías desarrolladas como, posiblemente, los EUA y Alemania.

No obstante, estas circunstancias se dan en un contexto de posibles incrementos en los costos de la energía, en particular por la elevación durante el próximo año de los precio del petróleo hasta unos 50 dólares, promedio del barril, a partir de los recientes acuerdos de restringir la producción, que están siendo tomados por los miembros de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) y también del posible encarecimiento de algunas materias primas.

Esto podría beneficiar a los principales productores, pero afectaría en mayor medida a las economías dependientes de la importación de energéticos y de productos básicos, en general. Japón puede ser uno de esos casos y también otras naciones de Europa.

En los últimos tiempos, y hasta ahora, los EUA han disfrutado de su dólar fuerte, que se ha apreciado frente a casi todas las demás monedas, en buena parte como contraste por las debilidades de muchos de los demás países. Esta fortaleza ha estado determinada por la confianza y las expectativas preferentes de los mercados bursátiles en cuanto al desempeño de la economía norteamericana, y por las perspectivas de la actuación de la Reserva Federal de esa nación, en cuanto a la manipulación de las tasas de interés.

Como reflejo de esta situación, y como tendencia (independientemente de alzas y bajas coyunturales) los índices de esos mercados bursátiles norteamericanos siguen en su crecimiento hasta más allá de los niveles que ya alcanzaron antes de la última crisis de los años 2008-2009. Esta situación tampoco puede ser indefinida. Al igual que las razones que sostienen a la moneda norteamericana no son tan sólidas ni tangibles como para convertirse en garantía de que esa fortaleza pueda mantenerse en un futuro no lejano (año 2017) los valores de los índices bursátiles tampoco lo son y estos, al llegar a un punto de insostenibilidad, se deslizarán nuevamente hacia abajo, como ya ha ocurrido antes, arrastrando a la economía norteamericana y mundial, a una nueva fase recesiva. El tren de la montaña rusa se mueve sólo. No depende de los “pasajeros”. Los descensos son inevitables.

Y resulta que, en un mundo globalmente muy complejo, en una etapa aún de contracción económica y de descenso, y en un momento especialmente difícil del contexto internacional,  llega a los EUA, en enero del 2017 una nueva administración que, hasta ahora, promueve un discurso económico esencialmente aislacionista y proteccionista, que plantea romper acuerdos, abandonar esquemas integracionistas internacionales, construir muros.,, Esto, sin lugar a dudas, de llegar a hacerse realidad, echará “más leña al fuego” y de una manera muy peligrosa para todos, y en primer lugar, para los propios EUA.

No se debe olvidar que los mercados, por su naturaleza, son nerviosos. No están realmente regulados, ni nacional ni internacionalmente. Reaccionan muchas veces no ante hechos, sino sólo ante supuestas intenciones. El proteccionismo es totalmente lo contrario al mundo económico global, que se ha ido tejiendo a escala mundial, en especial, en los últimos cincuenta o sesenta años. Como demuestra la historia, el proteccionismo es un estado de ánimo bélico, propio de períodos de guerra o de pre-guerra, no de las etapas de expansión económica ni de prosperidad. No es el entorno natural de los negocios ni de la libre empresa. Una percepción de riesgo en la movilidad de los capitales y de restricciones en materia comercial puede precipitar, de manera aguda, una nueva crisi

Un ejemplo hipotético, que ojalá nunca llegue a producirse, pero que no debe ser descartado totalmente y que puede dar una medida de la enorme fragilidad del tan supuestamente fuerte sistema monetario y financiero internacional podría estar dado por una coyuntura en la que una China, ya suficientemente fuerte económica y tecnológicamente, se sintiera atacada en sus intereses y tomara la decisión de lanzar de una vez al mercado las enormes cantidades de dólares que posee.

No cabe la menor duda que ante una situación de esta naturaleza, la economía norteamericana  y el sistema monetario y financiero internacional actual, que descansa en el dólar norteamericano en un 50% aproximadamente, colapsaría en cuestión de horas. Sería casi equivalente a una explosión nuclear. Por esto, las decisiones en materia económica o financiera que tomen determinados países pueden llegar a ser tan peligrosas como las militares.

En efecto, el mundo del 2017 puede llegar a ser, para todos. mucho más complejo y riesgoso que el que hemos vivido en los años recientes. Esperemos que el ingenio colectivo y la razón universal se impongan a los falsos profetas emergentes. De todas formas, como es sabido, toda crisis trae siempre ganadores y perdedores, pero igual nuevas oportunidades y también, después de la fase descendente, en la montaña rusa viene, de manera inevitable, el ascenso. Pero, además de todo, va a ser un mundo interesante….. Vale la pena vivirlo.

¡Feliz Navidad 2016¡

1 Dra. Colombo, S. ; “Marco Internacional de la Crisis de 2001”;   http://www.unicen.edu.ar/content/marco-internacional-de-la-crisis-de-2001

2 Ver de Cordero E. “Kondratieff : ¿Hasta cuándo nos acompañará el terrible invierno?”  en  http://esbolsa.com/blog/general/ciclos-kondratieff/

3 Ver El Economista;  “Crecimiento económico de China se desacelerará a 6.5 % en el 2016”; viernes 23 de diciembre del 2016; http://eleconomista.com.mx/economia-global/2016/07/21/crecimiento-economico-china-se-desacelerara-65-2016

 

 

 

Nuevos Escenarios para México

 Dice un viejo refrán: “No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista”. En este caso, el “mal” duraría, a lo sumo, ocho años. Esto, históricamente hablando, no es mucho tiempo, pero para los simples mortales (y para los negocios) es demasiado. Hay algo en que los especialistas (e inclusive los no especialistas) coinciden y es que los tiempos que se avecinan serán mucho más difíciles para todos. A mi juicio, una cuestión esencial radica en intentar responder dos preguntas: 1) ¿Cuánto más difícil podría ser, y para quienes? y 2) ¿Qué se puede hacer en estas circunstancias?

Se intentará dar respuestas que, necesariamente, serán generales a estas dos preguntas, a partir de tres escenarios básicos de aquí a los próximos cuatro años, así como de varias premisas o condiciones que, supuestamente, estarán presentes en todas las posibles variantes. Esto no constituye más que un ejercicio, entre los muchísimos que pudieran intentarse. Por favor, interprétese así y no como un intento de pronóstico o predicción, lo cual no deseo hacer.

_________________

Premisas válidas para cualquier escenario:

  • Una cosa son los discursos electorales (¿electoreros?) y otra es ejercer el poder.
  • Vivimos en una economía cada vez más global, y esto escapa a los deseos o la voluntad de individuos o grupos gobernantes. Es “sólo una cuestión de negocios”, como decía El Padrino.
  • Los negocios son los negocios y el capital, antes que bandera o ideología tiene, sobre todo, intereses.
  • Los vínculos económicos y comerciales entre México y los EUA existen desde que existen ambas naciones y responden a intereses y necesidades objetivas recíprocas, y estas últimas van a seguir, normalmente, creciendo.
  • El mundo se encuentra abocado al riesgo de una nueva crisis financiera internacional que podría producirse en el transcurso de los próximos dos años.

Escenario No. 1 (Extremo. El peor)

EUA rompe el Tratado de Libre Comercio de América del Norte; deporta a  millones de indocumentados y ciudadanos mexicanos; y termina de construir un muro en la frontera entre ambos países, obstaculizando el paso de mercancías y personas, creándose una gran tensión entre las dos naciones y Canadá. Sería, de hecho, equivalente a una declaración de guerra comercial.

Realidades del Escenario 1:

  • Según datos del Gobierno de México 1, el intercambio comercial entre México y EUA  en el 2015 superó los 532 mil millones de dólares; esto es,  mayor que la suma del comercio de EUA con Japón, Alemania y Corea del Sur. EUA es el primer socio comercial de México (con el 64% del comercio total y el 80% de sus exportaciones). México es el tercer socio comercial de EUA (14% del comercio total), luego de China (16%) y Canadá (15.4%).
  •  En EUA viven 34,6 millones de mexicanos. Un 26% de ellos clasifica, según los estándares de esa nación, como pobres 2, pero seis millones de empleos en EUA dependen del comercio con México 1. Por otra parte, se estima que dos millones de norteamericanos viven en México 3. Lo cierto es que las deportaciones no se iniciarían con la nueva administración. Sólo podrían intensificarse.
  • Cada día, más de un millón de personas y cuatros cientos treinta y siete mil vehículos (de carga y pasajeros) transitan,  legalmente, a través de 58 cruces entre ambos países, a lo largo de una frontera de más de tres mil kilómetros.
  • El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no es sólo entre México y EUA, sino que también participa Canadá. Esa nación es el tercer socio comercial de México y el segundo destino de las exportaciones mexicanas.

Consideraciones sobre el Escenario 1:

Dadas las dimensiones y el grado de interdependencia en el comercio, del volumen de las personas que se mueven en ambas direcciones, de la dependencia del empleo en las dos economías, esta variante extrema de política de EUA hacia México, tal como se proclamó en la reciente campaña política del triunfador en la contienda, sería no sólo poco práctica y de difícil, costosa, y prolongada ejecución para EUA, sino que dañaría fuertemente no sólo los intereses económicos de México, sino también, y en no menor medida, los de EUA, en especial  de los estados del sur de esa nación, que son los que tienen los mayores intercambios comerciales con México, así como de grandes empresas norteamericanas establecidas en México y/o que producen para México. Sería, en síntesis, una estrategia de actuación emocional, intempestiva, no económica ni guiada por verdaderos intereses políticos y comerciales y que conduciría a resultados de “perder-perder” para ambas partes.

Posible Estrategia de México ante este Escenario 1:

 Actuar, como se plantea en Teoría de Juegos, con una estrategia de “Ojo por Ojo”. Es decir, a cada medida por parte del contrario tomar decisiones de la misma envergadura y correspondencia hacia la otra parte. Por ejemplo, tratar de desplazar e intensificar intereses comerciales e inversionistas hacia otras naciones y regiones, y en primer lugar hacia Canadá, América Latina, Europa y Asia. Desplegar una política de reciprocidad en materia arancelaria; llevando a la OMC las reclamaciones por incumplimientos comerciales; continuar en el Programa de la Alianza Trans-Pacífico, mientras éste se mantenga; desarrollar programas especiales de asimilación de ciudadanos repatriados:. Mantener un firme rechazo político y logístico a la construcción del supuesto muro fronterizo, evitando por todos los medios contribuir a ese proyecto; intensificar la política de consumir productos mexicanos y en territorio de México, siempre que resulte posible

Escenario No. 2 (Intermedio. Más ajustado a la realidad)

 EUA plantea revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte; deporta a   algunos miles de indocumentados y ciudadanos mexicanos; y refuerza las medidas de control fronterizo entre ambos países, dificultando el paso de mercancías y personas

Realidades del Escenario 2

  • El Tratado fue firmado en 1992 y entró en vigencia en enero de 1994. Ciertamente han transcurrido 22 años desde su puesta en funcionamiento y muchas cosas han cambiado en este período. Objetivamente se requiere una actualización del mismo, desde el punto de vista de los intereses de los tres países participantes. Dependerá de cada uno ejercer este derecho de la forma más efectiva posible a sus intereses.
  • La inmensa mayoría de los ciudadanos mexicanos, documentados o no, que viven en EUA son personas honestas y trabajadoras o estudiantes que contribuyen de manera importante a la economía de esa nación, y también de México, por vía indirecta pero, al propio tiempo, puede que existan personas que no clasifican en esas categorías. Esto ocurre en todas partes en el mundo y existen regulaciones al efecto.
  • Las medidas para un mejor y más eficiente control fronterizo beneficiarían a ambas naciones en lo referido a la disminución de la circulación de productos, armamentos y personas no deseables en ninguna de las partes.

Consideraciones sobre el Escenario 2:

Es posible que sea el más realista en una futura posible política norteamericana  hacia México. Cumple, parcialmente, con los principales anuncios populistas de la campaña política. “Endurecería” la política de EUA hacia México pero, al propio tiempo, trataría de afectar, en la menor medida posible, los intereses comerciales y económicos de las relaciones bilaterales. EUA trataría, por todos los medios, de llevarse las mayores ganancias en cada uno de los temas bajo negociación. En este escenario dependerá, en buena medida, de la capacidad negociadora de México reducir las pérdidas” que puedan ocasionarle las medidas de EUA.

Posible Estrategia de México ante este Escenario 2:

Mantener una posición constructiva y abierta a la discusión y actualización de determinados aspectos del Tratado, manteniendo posiciones de defensa de los intereses legítimos del país y de sus ciudadanos, dentro y fuera de México. Al propio tiempo, proceder a una rápida y mayor apertura e intensificación de la búsqueda de posibilidades inversionistas y comerciales con otras naciones y regiones del mundo, tal como sería en el Escenario 1. Contribuir y ejercer un mayor control fronterizo.

Escenario No. 3 (Más Suave. El menos probable, pero no descartable)

El gobierno de EUA, enfrenta una situación de rechazo internacional y de crisis financiera interna, con la caída del dólar y de su economía. Esto le obliga a priorizar otros objetivos internos y a suavizar sus posiciones originales de la campaña. Se demoran y diluyen la toma de decisiones vinculadas a las políticas anunciadas contra México y China

Realidades del Escenario 3:

  • No porque estratégicamente deba ser considerado el menos probable resulta imposible que se produzca. Puede ser que, en un plazo relativamente corto, EUA se vea afectado por una nueva crisis financiera de gran envergadura. En esas condiciones no parece muy factible que esa nación pueda enfrentar, al mismo tiempo, guerras comerciales de signos proteccionistas contra China y México, ambos socios de primer nivel de EUA.
  • EUA presenta déficits comerciales históricos tanto con China como con México. Es decir, ambas naciones le venden a los EUA mucho más que lo que le compran en productos americanos. México sigue comprando más a EUA que a China, pero crece mucho más rápido el comercio con la nación asiática. Con China el déficit comercial americano es mayor que con cualquier otro país del mundo y es de cientos de miles de millones de dólares. A EUA le sería imposible eliminar, a corto plazo, su dependencia de los suministros chinos y mexicanos, por una sencilla razón: No cuentan ya internamente en los EUA con las capacidades de producción necesarias para generar esos productos que requieren y que importan de China o de México, porque hace muchos años que transfirieron sus producciones a esos dos países, entre otras formas, a través de las maquilas. Y eso no es posible modificarlo a corto, ni aún a mediano plazo.
  • No hay que olvidar el papel de China en el sostenimiento del dólar, a través de las compras asiáticas de los bonos de la Reserva Federal y por las transacciones de las importaciones-exportaciones entre China y EUA. China es ya hoy la primera potencia comercial del mundo, por encima de los EUA. China depende de EUA tanto como esa nación depende de China.

Posible Estrategia de México ante este Escenario 3:

Suponiendo inclusive que no se produzca este escenario, México debía tratar de estrechar sus relaciones comerciales con China, priorizando la discusión con ese país asiático acerca de la necesidad de reducir la brecha comercial de la nación azteca con esa nación. El déficit comercial mexicano con China es del orden de los 60 mil  millones de dólares, ya que China compra muy pocos productos mexicanos en comparación con lo que se adquiere en ese país, y su turismo hacia México es casi insignificante. Una coyuntura de enfrentamiento comercial de EUA hacia China podría ser aprovechada, de una manera política y de forma conveniente por la nación azteca, para mejorar sensiblemente su posición comercial con la parte asiática 4), dado que China ya en la actualidad está buscando consolidar su expansión comercial e inversionista en América Latina.  En un escenario de esta naturaleza México podría salir como ganador neto, si logra negociar adecuadamente con todas las partes.

En resumen:

Toda crisis conlleva siempre riesgos, pero también abre nuevas posibilidades que hasta ese  momento no se habían percibido. El arte consiste en sortear los riesgos y aprovechar, al  máximo posible, todas las nuevas oportunidades que aparecen. Sólo la inacción conduce, irremediablemente, a la ruina. Y esto es lo que hay que tratar de evitar por todos los medios.

1) Ver: https://www.gob.mx/presidencia/articulos/relacion-mexico-estados-unidos-49795
2) opinion.com/2015/09/20/los-mexicanos-en-eeuu-son-34-6-millones/
3) http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=538858&idFC=2015
4) Ver en este mismo blog el artículo: “El Triángulo comercial México, China, EUA; Asimetrías y consecuencias”, publicado el 4 de junio del 2016

El Voto de la Ira

Como todos conocemos, puede ser funesto tomar decisiones bajo la influencia de estados de ira, enojo o miedo. Mucho más si esas determinaciones son adoptadas por una parte importante de un pueblo en momentos en que las frustraciones políticas inducen a acciones que pueden ser decisivas para el futuro de esa nación. Pienso que en los Estados Unidos, una vez más, se acaba de repetir esa triste experiencia…Ya ocurrió anteriormente en la Alemania deprimida de inicios de los años treinta del siglo XX, en la China golpeada de los años cuarenta, y en la Venezuela, viciada por la política, de finales de los noventa; por sólo mencionar algunos acontecimientos conocidos. Se sabe de las consecuencias de esos sucesos.

__________________

El pasado 29 de mayo, en este propio blog, publiqué un trabajo titulado “Una visión sobre los Estados Unidos ante las elecciones de finales del 2016”. En ese artículo señalaba:  “En efecto, todo parece indicar que hechos reales presentes en la economía norteamericana en estos momentos, no obstante los débiles signos de recuperación que muestran las estadísticas y la prensa, inducen a una gran desorientación, más o menos generalizada, y a la percepción de un cercano nuevo estallido financiero, en gran escala. Esa sensación de crisis a las puertas, obviamente, constituye terreno fértil para la aparición de cualquier manifestación que prometa: “Vamos a hacer a nuestro país grande de nuevo….” Al parecer, esto fue lo que, en esencia, ocurrió en las recientes elecciones presidenciales en los Estados Unidos. Muy pocos analistas, por no decir ninguno, predijeron lo que realmente sucedería. Esto demostró que, no obstante no se reconozca, sabemos muy poco de esa nación y de su pueblo.

Los resultados en verdad rebasaron las preocupaciones iniciales y lo primero que pueden mostrar es que los Estados Unidos, a pesar de su nombre, los “Estados” están cada vez más lejos de estar tan “Unidos” como podría suponerse. El país se ha polarizado y dividido, como posiblemente nunca antes se haya visto en una elección allí. La situación se fue por encima de las pasiones políticas que despiertan, obviamente, una contienda electoral y se convirtió en una confrontación de intereses profundamente contrapuestos en una sociedad cada vez más diversa y heterogénea.

Es posible que parte importante del “voto de castigo” dado por un amplio sector de la sociedad norteamericana a la candidata que representaba el establishment tradicional de la política norteamericana estuviera determinado por una percepción, más o menos generalizada, sobre errores, debilidades, insuficiencias o deficiencias cometidos por ese sector político en el pasado reciente, o aún en el presente.

Pero la otra parte de la explicación pudiera estar dada por la posibilidad de que el cosmopolitismo, el “melting pot” (crisol de razas o “americanización”) de las culturas que caracterizan la sociedad estadounidense se haya desbordado y se esté asistiendo a un enfrentamiento de fondo entre los dos polos genéricos que componen esa nación: los “anglos”, bastante homogéneos en cultura, religión, etc. y el “resto”, tan diverso que incluye latinos, musulmanes, afronorteamericanos, asiáticos, entre otras minorías, así como a todas sus combinaciones posibles. El primer grupo; los anglos, “los que llegaron primero”,  están en amplia reducción como proporción poblacional y su influencia. El segundo, “los que se incorporaron después”, se encuentra en expansión demográfica y económica. De ser esto así, es decir, por una confrontación de esta naturaleza, entonces nada bueno puede esperarse.

Lo anterior no quiere decir que grupos humanos que por su origen puedan pertenecer, genéticamente hablando, al grupo de los ciudadanos blancos de origen sajón no se identifiquen con intereses y preocupaciones de otros segmentos de la población no sajona, ni que todos los “no sajones” coincidan con las posiciones de las minorías a las que ellos pertenecen. Hay de todas las situaciones.

Pero, en fin, cualquiera sea la explicación de las causas de lo que ocurrió, lo más preocupante y grave es la profunda hendidura que muestra la sociedad norteamericana y lo que comienza a partir de ahora, así como lo que se puede esperar de esta nueva situación internacional que se inicia, aún antes de la toma de posesión en enero del 2017.

Independientemente que se respete la decisión, no muy amplia, pero mayoritaria, de la parte del pueblo norteamericano que acudió ayer a las urnas, en verdad cualquier observador desapasionado puede reconocer que la imagen personal que mostró el “candidato electo” en sus múltiples intervenciones a lo largo de todos estos meses de difícil y desagradable campaña política no ha dado, para nada, la impresión del mínimo de seguridad, claridad, equilibrio emocional, dominio, aplomo y experiencia que se supone deba tener cualquier presidente de un país; mucho más si se trata de los Estados Unidos de América del año 2017.

En este sentido, partiendo de lo que infinidad de expertos consideran como una real y objetiva falta de preparación de esta persona para ese cargo, una gran incógnita será: ¿Le resultará posible modificar su comportamiento anterior o seguirá, como Presidente de los Estados Unidos, enviando la misma impresión de prepotencia e improvisación, por decir lo más leve, que lo caracterizó como candidato? Es posible que no le interese cambiar su imagen o que realmente no pueda, pero de esto dependerán muchas cuestiones. No sólo la representatividad y el respeto internacional a los Estados Unidos como nación, sino también la seriedad de los pasos políticos que se pueda esperar de ese nuevo gobierno.

La historia también ha enseñado, a través de sus múltiples lecciones, que en situaciones como la que comienza hoy, la euforia y el triunfalismo inicial de determinados grupos sociales, se convierten en un plazo no largo en un “bumerang” que golpea a los que lo lanzaron, y pienso que serán los propios Estados Unidos los que llevarán la peor parte de esta decisión.

Por otro lado, en mi opinión, para el mundo la señal es clara: Prepararse para lo peor. Para un tsunami o un terremoto, similar al de México en 1985, en el decir de hoy en la mañana de Enrique Krauzer, historiador y escritor liberal mexicano. Claro está también que, junto con los Estados Unidos, lamentablemente México compartirá resultados nada esperanzadores ni positivos en esta nueva situación. La otra pregunta: ¿Está la nación azteca realmente preparada económica y políticamente para las tormentas que se avizoran? Esto está por verse.

Pero, como también se sabe, en toda crisis hay amenazas, pero igualmente oportunidades. Y dicen personas grandes, con mucha experiencia, que: “A grandes males, grandes remedios”.  Y es posible que México, como nación que en la actualidad se perfila como la décima economía a nivel mundial, según Forbes, en medio de estas previsibles y muy difíciles circunstancias, sin abandonar ni dejar a un lado las obligadas relaciones con los Estados Unidos, sea capaz de crecerse, de levantarse por sí misma de una vez por todas; que esto sea el “encontronazo” necesario para impulsar a México a abrirse hacia nuevos horizontes y alternativas, dejando a un lado la tradicional tutela y dependencia del vecino estadounidense y desterrando ese dicho y ese pensamiento, tan habitual y poco feliz, de que: “Cuando los Estados Unidos estornudan, a México le da pulmonía”.