El Shale: Una Revolución Energética toca a la puerta… Cuidado al abrirla…

El largo camino emprendido por la Humanidad en la búsqueda de recursos energéticos ha conducido al descubrimiento y utilización de las muy diversas fuentes de energía que hoy conocemos, lo cual ha estado siempre en dependencia del avance científico y tecnológico alcanzado en cada momento. Lo cierto es que todos esos medios han existido desde los tiempos en que surgió el planeta Tierra y el único cambio ha sido en cuanto a las posibilidades técnicas reales de su exploración, detección, extracción y explotación económica.

Así, en los últimos siglos, luego del predominio casi absoluto del petróleo y del gas natural como los principales recursos energéticos mundiales, en años recientes aparece, de manera bastante silenciosa, pero a ritmo acelerado, una posibilidad que, no obstante haber estado en la naturaleza desde siempre – y en el conocimiento humano durante siglos – había escapado a todas las clasificaciones históricas de los recursos energéticos. En la actualidad esta fuente parece llamada a convertirse, muy probablemente, en uno de los principales medios para producir energía en un futuro inmediato: el Shale….pero, ¡Cuidado¡ no está claro aún todos sus posibles impactos, y algunos pueden resultar catastróficos.

______________________________________

¿Qué es el Shale?

Es la denominación más conocida (y corta) en Idioma Inglés de lo que en Español se llama Esquistos Bituminosos y que no es más que una formación sedimentaria, una roca, que contiene petróleo y gas (shale-oil y shale-gas).

La diferencia esencial que define a esta formación rocosa como shale es que esta franja del subsuelo no tiene la permeabilidad suficiente para que el petróleo y el gas contenidos en ella puedan fluir o traspasar la piedra y ser extraídos por los métodos convencionales conocidos y que, en su lugar, se requiera de la aplicación de nuevas tecnologías.

¿Cuáles son las tecnologías básicas para la extracción del Shale y quienes la disponen?

A partir de los años 70 del pasado siglo XX, y como parte de la búsqueda de nuevas soluciones energéticas ante el impacto que tuvo en los EUA las llamadas primera y segunda crisis petrolera mundial que se produjeron durante esos años, el gobierno de los EUA, a través del Depto. de Energía y del Gas Research Institute, y con la participación de la empresa privada, lanzó la tarea de encontrar y desarrollar nuevas tecnologías que permitieran utilizar, comercialmente, el gas presente en las formaciones de Shale, que ya se encontraban detectadas en ese momento. Esas investigaciones crearon las bases de las principales tecnologías que hoy se disponen. 1

Consecuentemente con esto, actualmente son los EUA el principal y único productor verdaderamente significativo a nivel mundial de gas y petróleo a partir de esquistos, aunque en otros países, concretamente en América Latina en la Argentina, Colombia y México, comienzan estas producciones, aún en relativamente pequeñas escalas. Argentina, el más adelantado, con un equivalente actual en petróleo de esquistos a 50 mil barriles diarios.2

Existen tres tecnologías básicas para la extracción del combustible líquido y del gas a partir de las formaciones de Shale y que son mediante pirolisis, hidrogenación o disolución térmica. Algunos de estos métodos son “in situ”, otros “ex situ”, es decir; en el lugar en que se encuentra el yacimiento o extrayendo el material, convirtiéndolo en “tortas” y procesándolo en una planta. Cada uno de estos métodos tiene diferentes costos en energía, agua y, también y muy importante, en términos de afectación ambiental. En la actualidad empresas petroleras de distintas partes del mundo llevan a cabo investigaciones para mejorar los rendimientos de los diferentes indicadores que miden la eficiencia de cada procedimiento tecnológico.

La mayor parte de la producción del combustible a partir del Shale utiliza el llamado método de “fracking” o fracturación hidráulica de las capas de piedra que contienen el combustible. Este procedimiento, que no es nuevo en la industria petrolera, consiste esencialmente en abrir uno o varios pozos (verticales u horizontales) e inyectar grandes cantidades de agua a alta presión, conjuntamente con arena y sustancias químicas, para “romper” la resistencia natural de la roca a la fluidez del petróleo y del gas.

¿Cuáles son los peligros medioambientales del empleo de estas tecnologías para la extracción de combustibles?

En primer lugar, es necesario reconocer que son muchos los riesgos y las casi seguras afectaciones. Y que esto no es lo peor, sino que ni todos son conocidos, ni han sido medidos sus posibles impactos en la actualidad, ni todos han sido dados a conocer. No obstante lo anterior ya hay importantes pronunciamientos en este sentido de indiscutibles autoridades medioambientales, como son la Agencia de Protección Ambiental de EUA (EPA), la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, del Parlamento Europeo, y de importantes universidades como MIT, Cornell, Harvard, Colorado, Duke, Columbia, la del Sur de Texas, entre otras muchas.

Las mayores preocupaciones – y también las principales certidumbres – en el empleo del “fracking” están relacionadas con: La gran cantidad de agua que supone el empleo de esta técnica; la contaminación de las reservas acuíferas subterráneas con productos químicos, algunos de ellos conocidos cancerígenos; la afectación a la calidad del aíre, por la migración a la superficie de gases y sustancias químicas nocivas; la afectación de los suelos, por el movimiento de maquinarias, equipos y excavaciones; el “efecto invernadero”, se dice que en una medida peor que el carbón.

Pero, quizás la más preocupante de todas: La sismicidad inducida. Esto es, la fracturación hidráulica que estimula la ruptura de estratos o sedimentos del terreno, a diferentes niveles de profundidad, y que pueden provocar sismos que, hasta ahora, han sido relativamente pequeños, pero sentidos por la población de diferentes lugares. Hasta finales del año 2012, cuatro de esos sismos, provocados por el fracking, con intensidades entre 1,4 y 2,3 en la escala de Richter, han sido documentados por diferentes autoridades locales, entre ellas el Servicio Sismológico de EUA 3 . Uno ocurrió en EUA, otro en Canadá, y dos en el Reino Unido.

Obviamente, como es ya tradicional en relación a industrias tan conocidamente contaminantes como el carbón o la industria petrolera tradicional, las principales empresas norteamericanas vinculadas a esta industria, entre ellas la Exxon Mobil, Chevron Corporation y Conoco Phillips, han realizado declaraciones de defensa, tanto ambiental como económica, del “fracking” hidráulico.

En fin, esto sigue siendo un tema bastante nuevo pero de amplia discusión y sin conclusiones suficientemente definitivas acerca de los daños y beneficios de estas nuevas maneras de aprovechamiento de un recurso muy antiguo. Por tanto, es necesario estar al tanto del desenvolvimiento de este asunto hacia el futuro.

Lo que sí podría ser analizado en este sentido es que si en los EUA, nación donde se sabe que las regulaciones ambientales y de protección a la salud son muy exigentes, las empresas que extraen  petróleo y gas provenientes de formaciones de Shale se encargan de encubrir, por todos los medios a su alcance, la información sobre el empleo real de productos tóxicos y otras afectaciones, se podrá suponer entonces en otros países, donde las medidas y normas de protección al medio ambiente y la salud son mucho más laxas y menos severas, cuan desprotegidos podrán estar sus ciudadanos ante el empleo masivo de estas tecnologías.

¿Dónde se encuentran las principales reservas mundiales de shale-gas y shale-oil y su actual nivel de explotación?  

Según afirman algunos especialistas, los principales yacimientos mundiales de estos recursos se conocen desde hace un siglo, pero no ha sido hasta los últimos veinte años en que estos se han convertido en recursos verdaderamente explotables –y explotados- tanto tecnológica como comercialmente. La Administración de Información de la Energía (EIA) de los EUA informó sobre 137 formaciones de Shale en 41 países, fuera de EUA, en el año 2013.

Las principales reservas detectadas de shale gas y shale oil en el mundo para ese reciente año se muestran a continuación:

Reservas Comprobadas de Shale- Gas, Año 2013       

Lugar Mundial

Nación

Reservas recuperables  (trillones pies cúbicos)

1

China

1 115,2

2

Argentina

    801,5
3

Argelia

   706,9

4

EUA

   622,5

5

Canadá

   572,9
6

México

    545,2

7

Australia

   429,3

8

Sudáfrica

   389,7

9

Rusia

   284,5

10

Brasil

  244.9

  Total Mundial

                            7  576,6       (75,4 %)

Fuente; Elaborado a partir de Analysis and Projections US; Energy   Information Administration, Sept. 24/2015 4

 

                                 Reservas Comprobadas de Shale- Oil, Año 2013    

Lugar Mundial Nación Reservas recuperables (mil millones de barriles)

1

EUA

78,2

2

Rusia

74.6

3

China

32.2

4

Argentina

27,0

5

Libia

26,1

 6

Emiratos Árabes

22.6

              7 Chad

16,2

              8 Australia

15,6

              9 Venezuela

13,4

             10 México

13,1

      Total Mundial

                 418,9    (76,1%)

Fuente; Elaborado a partir de Analysis and Projections US; Energy   Information Administration, Sept. 24/2015 4

Una de las conclusiones más importantes que se puede desprender de los dos cuadros anteriores es que, no obstante que los recursos energéticos asociados al Shale se encuentran dispersos prácticamente en todos los continentes, el grado de concentración nacional de estos es muy elevado ya que, prácticamente, un 75% en ambos tipos de riquezas energéticas minerales se encuentra concentrado en sólo diez países del mundo.

Desde el punto de vista de su explotación, como ya se señaló, los EUA, junto con Canadá, son las naciones que tienen los mayores índices actuales de utilización. Así, por ejemplo, en el caso de EUA la producción de shale-gas entre los años 2007 y 2012 se ha incrementado en más de un 50% por año y la representatividad de la manufactura de gas mediante estas nuevas tecnologías pasó de un 5% a un 39% del total de la producción norteamericana de gas en ese corto período. Por su parte, con relación al shale-oil, su producción en los EUA posibilitó revertir la tendencia en la caída de la producción de petróleo en esa nación, lográndose un incremento del 50% entre el 2008 y 2013 5.

Con los cambios que se perfilan en el mapa energético del planeta a partir de la irrupción de la explotación en gran escala de estas nuevas tecnologías sus implicaciones políticas y económicas no pueden ser subestimadas. Los EUA, poseedores de una de las principales reservas naturales del Shale, así como casi exclusivos dueños actualmente de las tecnologías para su explotación, se proyecta en lo inmediato como una superpotencia energética a escala mundial. Pasan de ser importadores a importantes exportadores de energía. Según los últimos estudios publicados a mediados del 2016, los EUA ya superan en reservas de petróleo tanto a Arabia Saudita como a Rusia. La mitad de este petróleo se encuentra en las formaciones de shale-oil. Se dice que sólo las reservas de petróleo de esquito disponibles en dos yacimientos de Texas son mayores que las conocidas actualmente para toda China.

Obviamente, tal posición energética preponderante de los EUA en el escenario mundial coloca a esa nación en una casi total independencia respecto a decisiones políticas que puedan tomarse en naciones del mundo árabe o de gobiernos no favorables a los EUA, como es el caso actual de Venezuela. Igualmente, esta situación determinará límites a los actuales precios del petróleo y del gas, con la consecuente afectación a los productores y exportadores de hidrocarburos, pero con beneficios para los importadores netos. No parece que, en el futuro a la vista, los precios de estos recursos vuelvan a alcanzar los altos niveles que ya tuvieron en el pasado.

¿Cuáles son las perspectivas inmediatas de México en relación con el Shale?

 Lo primero a señalar sobre este tema es que, curiosamente, ni los medios de información ni los políticos han dado mucha información sobre el mismo, no obstante que, como ya se señaló, la nación azteca ocupa el sexto lugar mundial en las reservas de shale-gas y el décimo en shale-oil, lo cual significa una posición nada despreciable de México en este futuro panorama energético mundial.

De acuerdo a estudios dados a conocer por la publicación especializada  Staff Oil & Gas Magazine, del 16 de mayo del 2014, la intención a largo plazo de la empresa estatal PEMEX es perforar todas las zonas de shale-gas detectadas, hasta el momento, en el territorio mexicano. 6 En una reunión, celebrada en Houston, Texas, a principios de ese año, se presentó el trabajo titulado “Nuevas oportunidades para los recursos no convencionales en México”, donde se examinó de manera pública este tema.

En ese encuentro se mencionaron por representantes de PEMEX, cinco áreas de México en las que esa empresa enfocará sus esfuerzos en la detección de espacios de explotación de shale-gas. Esas regiones son: Sabinas-Burro Picachos, Burgos, Tampico-Misantla, Veracruz y Chihuahua. En esa propia reunión se señaló que el Estado de Chihuahua es una de las locaciones más prometedoras en cuanto al recurso de shale-gas, con una posible reserva en su subsuelo en el orden de los 33 mil km2 de shale-gas de tipo seco.

Por supuesto, nada de esto se ha relacionado con la reciente Reforma Energética que fue aprobada por el actual gobierno de México, mediante la cual se libera al Estado Mexicano de la posición monopólica que en la esfera energética ha ocupado en los últimos setenta años y se deja espacio para la entrada de empresas extranjeras. Ojalá que se tomen en cuenta los verdaderos intereses de esa nación y de su pueblo, especialmente los problemas ambientales, en los pasos que se den en el futuro en relación con estas nuevas oportunidades y ante la evidente disminución de la producción convencional de petróleo y gas por parte de PEMEX que ha tenido lugar, al menos en los últimos doce años, como resultado de la falta de las inversiones pertinentes en su momento.

¡Feliz Año 2018 para todos los lectores de este blog ¡

1   https://www.ypf.com/EnergiaYPF/Paginas/que-es-shale.html 

http://www.thedialogue.org/wp-content/uploads/2016/03/La-explotacion-del-shale-y-el-medio-  ambiente-Lecciones-de-poltica-  para-America-Latina.pdf  3 http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/09/140916_ciencia_fracking_mas_sismos_estados_unidos_evidencias_np

http://www.eia.gov/analysis/studies/worldshalegas/

5  http://www.politicaexterior.com/articulos/politica-exterior/20761/

https://www.oilandgasmagazine.com.mx/…

Un comentario en “El Shale: Una Revolución Energética toca a la puerta… Cuidado al abrirla…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s