Euromercados y Paraísos Financieros; ¿Son realmente una incógnita?

¿Es posible actualmente evadir el pago de impuestos u otras obligaciones establecidas por los sistemas tributarios nacionales sin sufrir alguna penalización? Claro que si…Siempre que se disponga de mucho dinero y que se ocupe un cargo importante en una gran corporación, o un lugar destacado en el mundo del arte internacional, o ser un jeque árabe, un político de renombre, o miembro de alguna casa real europea, o que se tenga otra alta posición social y económica – aun cuando esta sea inadmisible moral o legalmente- pero que le permita ser parte del  “tax haven set”; o lo que es lo mismo del conjunto de los “paraísos  fiscales”.

_______________________________

¿Cuándo se inició esta modalidad de evasión de controles financieros?

Desde las primeras formas de gobierno en la historia, dejar de pagar los impuestos, o como también se conoce hoy la resistencia fiscal, era considerado uno de los peores crímenes e incluso en ocasiones penado con la muerte, como es la situación todavía en China (bajo determinadas circunstancias). En época reciente uno de los casos más conocidos se dio a inicios de los años treinta del pasado siglo en los EUA, cuando Alphonse Capone, a pesar de ser un notable mafioso y de sus innumerables crímenes, estos no le pudieron ser probados y sólo se le pudo condenar por evasión fiscal…

Pero esta situación comenzó a cambiar radicalmente hace aproximadamente sesenta años; durante la década de los años cincuenta del pasado siglo XX, durante el comienzo de la llamada Guerra Fría entre Occidente y la antigua Unión Soviética,

Como es sabido, las administraciones de los Estados Unidos casi siempre han tenido una determinada vocación por establecer restricciones políticas, económicas, financieras, tecnológicas o militares sobre los gobiernos de aquellas naciones que, por una u otra razón, no han sido de la conformidad del gobierno norteamericano de turno. Y, en este sentido, esa nación implantó un conjunto de restricciones sobre la entonces Unión Soviética, considerada genéricamente en aquella época como “el enemigo”.

Entre esas limitaciones estaba la prohibición del empleo por la URSS del dólar norteamericano para realizar transacciones comerciales que eran de mucho interés del Estado Soviético en ese momento y que tenían como propósito obtener determinados recursos tecnológicos norteamericanos que para los soviéticos tenían un alto valor estratégico.

La respuesta del gobierno de la URSS ante esa restricción norteamericana fue constituir un banco privado en Londres, representante de los intereses soviéticos y portador de la riqueza en dólares del Kremlin.  A ese banco, establecido mediante una operación totalmente legal, se le nombró “Euro Bank”. Y aunque luego ese banco “desapareció”, con su creación se abrió una nueva etapa en las relaciones financieras internacionales en todo el mundo que se extendería hasta hoy. La idea era muy simple: “Realizar operaciones en una moneda que no fuera la propia del territorio o nación en que se ejecutaba la transacción”.

Es decir, en el Euro Bank, creado en territorio del Reino Unido, se operaba en dólares de EUA porque las autoridades monetarias norteamericanas no podían actuar legalmente fuera de las fronteras norteamericanas. O, siempre que no fuera en territorio británico, era posible realizar operaciones en libras esterlinas. Y así, en cada caso. Apareció el concepto de “Euromercado” no porque estuviera asociado a monedas europeas de ese momento, sino por el lugar en que se inició esa experiencia y por su asociación con el nombre de Euro Bank.

En la década de los años setenta de ese pasado siglo XX esa práctica del Euromercado, y la operación de los “eurodólares”, se expandiría a partir de la primera gran crisis energética mundial.  Como resultado de esa crisis, el precio del petróleo se disparó y comenzaron a fluir hacia el mundo árabe millones de millones de dólares que no podían ser canalizados, por razones parecidas a las que se habían producido anteriormente entre los EUA y la Unión Soviética, y que en este caso tomaron el nombre de “petrodólares”.

Ya consolidada esa figura financiera del Euromercado, bajo el principio de NO control nacional sobre los procedimientos, lo demás fue sólo cuestión de perfilarse, aparecer múltiples tipos de operaciones, y establecerse como regularidad financiera internacional. A esto contribuiría de manera decisiva durante esos años setenta la desaparición del Pacto de Bretton Woods y el comienzo de la desregulación de los mercados monetarios y financieros internacionales y sus violentas fluctuaciones especulativas.

Aunque no ha pasado tanto tiempo ya casi nadie recuerda cómo apareció esa variante genérica de actividad financiera colateral llamada Euromercado y que se ha expandido por el mundo. Simplemente, se da como algo normal y como si siempre hubiera existido.

¿Cuáles son las reglas de funcionamiento y quiénes son los participantes en esta modalidad de los Euromercados?

En primer lugar, las transacciones que se realizan bajo la concepción de Euromercado no se distinguen porque se ejecuten en una moneda “especial” o diferente o en lugares distintos a los centros financieros nacionales o internacionales establecidos, sino porque están fuera de toda regulación. Y esa es su característica esencial. Esto es: No existen “requisitos de coeficiente de caja”, ni seguro de depósitos, ni capital mínimo, ni inversión obligatoria, ni límite de intereses…ni retención de impuestos. La ausencia de regulaciones bancarias o financieras habituales, unido a los grandes montos de las operaciones que se realizan, hacen que los costos de la actividad bancaria se reduzcan considerablemente en relación a las operaciones tradicionales.

Para garantizar las reglas de funcionamiento de los Euromercados su ubicación territorial debe llevarse a cabo: 1) En lugares con alta estabilidad económica y política, 2) Donde exista una comunidad financiera con suficiente experiencia y capacidad de desarrollo. 3) Siempre que se cuente con una excelente infraestructura de tele-comunicaciones y de servicios conexos modernos y 4) Donde no exista ninguna forma de control de cambio monetario.

En las operaciones de los Euromercados participan, de la manera más discreta y silenciosa posible: Los bancos centrales de las naciones y los grandes bancos comerciales, las entidades financieras multinacionales no bancarias, diferentes representaciones de gobiernos de países,  grandes corporaciones y, en última instancia y de forma minoritaria, personas a título individual, siempre que tengan la posibilidad de operar en esos montos muy elevados y que, por lo general, no sean residentes en los países donde se ejecutan las operaciones.

¿Qué tipo de operaciones realizan hoy los Euromercados?

En general, entre las actividades que se llevan a cabo actualmente bajo esta modalidad financiera se encuentran los Eurodepósitos. Es decir, depósitos bancarios que se realizan en monedas que se encuentran fuera de la jurisdicción del país que los emite. Los Europréstamos. Esto es, mercados de préstamos que oscilan entre medio millón y cien millones de dólares o más; a corto, medio y largo plazo, con tasas de interés normalmente flotantes. Los Títulos representativos de deuda, que incluyen los mercados de bonos, y que pueden ser bonos internacionales, que se venden en mercados diferentes al país de emisión; o eurobonos, que se emiten por empresas multinacionales, gobiernos, empresas nacionales, organismos internacionales, siempre que sean en una divisa diferente a la del país en que se emitió. Igualmente se emiten Títulos representativos de capital, representados principalmente por acciones, similares a los bonos, y se les llama acciones internacionales porque se emiten afuera del país de la entidad emisora. Por ejemplo, acciones de una empresa mexicana, emitidas en dólares canadienses, en Singapur.

Adicionalmente a todo lo anterior, que tiene una representación en “papeles”, se negocia día por día un estimado de más de ¡¡ cinco millones de millones de dólares ¡¡ en los mercados especulativos de divisas. Esto es, una cifra que representa casi cuatro veces el volumen en un día de todas las inversiones extranjeras directas que se ejecutan en todo un año. O lo que es lo mismo, cada tres días y medio se negocian en los mercados mundiales especulativos de divisas un moto que equivale a las exportaciones mundiales de mercancías de un año. 1

¿Dónde se ubican los principales Euromercados o centros financieros offshores?

La variante más conocida, aunque no la única, son los llamados centros financieros “offshores”; es decir “fuera de las costas”; forma de “doble moral” con la que se posibilita realizar operaciones que están prohibidas “inshores”.

Se reconoce la existencia de cuarenta y cuatro paraísos fiscales del grupo de los países que integran el llamado “G 20”; grupo de las naciones más desarrolladas del mundo y de las más avanzadas dentro del conjunto de las no desarrolladas. Solamente en la zona del Caribe existen 19 de estos paraísos fiscales; varios de ellos colonias o ex-colonias de EUA, Gran Bretaña, Holanda, entre otros. En la propia Europa, once paraísos fiscales; pequeñas naciones o partes de estas, con cierto grado de independencia y otras de pertenencia a países de la Unión Europea. Sólo dos o tres en África, y el resto, unos diez, en la región de Asia-Pacífico.

Esos paraísos fiscales, en los que no existe casi ninguno o ningún impuesto, son la sede de más de dos millones de “empresas fantasmas” y favorecen la evasión de gravámenes en un estimado de entre 300 mil a 500 mil millones de dólares anualmente. Representan la mitad de la actividad bancaria mundial y un 58% de los préstamos bancarios internacionales que se ejecutan en el mundo.

¿Cuáles son las motivaciones que pueden tener una organización o individuo para actuar financieramente en los Euromercados?

Como se puede colegir de todo lo anterior, son posible tres razones fundamentales que podrían inducir a alguna institución o persona a operar en estos mercados. Estas son:

1) Evadir impuestos

2) “Lavar dinero”

3) Una combinación de 1) y 2)

No parece que existan otras de peso Por supuesto que no son ni desconocidos ni ilegales los Euromercados ni su manifestación directa en los “centros offshores”, ni tampoco las operaciones especulativas en los mercados. Todo esto se conoce desde hace mucho por todos los gobiernos y los organismos internacionales.  En todo caso lo ilegal resulta, desde el punto de vista de la casi totalidad de las leyes nacionales, la evasión de impuestos y también el origen de una parte importante de los “fondos estacionados”, como eufemísticamente se acostumbra a denominarle a las enormes cantidades de recursos depositados u operados en los Euromercados y en los “centros offshores”. Todo esto forma parte, simplemente, de los mecanismos generados por el mundo global, desregularizado, para encontrar vías de escape a sus propias restricciones y que, en última instancia, beneficia a las fuerzas más poderosas.

¿Qué representan entonces los tan mencionados “Panama Papers” y la recién publicada investigación “Paradise Papers?

En verdad, no han agregado mucho más que no sea sacar a la luz pública chismes periodísticos, muy pasajeros, sobre los nombres de algunos de los notables o de las corporaciones o instituciones que “juegan” en esa realidad desde hace varias décadas. Ciertamente, no es algo que no se conociera y sólo han puesto de manifiesto, una vez más, “doble moral” que se sabe existe en torno a un tema tan sensible como son los impuestos que estamos obligados a pagar la mayor parte de los habitantes de este planeta, al tiempo que se exhibe como los más poderosos sobrevuelan esa realidad.

Otra cosa sería que los “Panama Papers” o los “Paradise Papers” se utilizaran por los gobiernos para exigir responsabilidades individuales o corporativas sobre los temas fiscales o en torno a los orígenes de los fondos allí depositados….. De eso ya se comienza a hablar en algunas partes. Pero esto sería harina de otro costal….y está por verse que realmente progresen tales acciones en las direcciones necesarias y justas.

1 Ver Trienial Central Bank Survey, Depto Económico y Monetario. Banco Internacional de Pagos, Ginebra, sept. 2013