Fintech: Una nueva Revolución Tecnológica a las puertas ¿Está preparado?

Aún recuerdo cuando, a inicios de los años noventa del pasado siglo, escuché por primera vez la expresión WWW; WorldWideWeb, en boca de un ingeniero venezolano, amigo desde entonces, quien me explicó en qué consistía aquel “nuevo invento”, que se llamaba Internet. Confieso que, en ese momento, me costó trabajo creer que era verdad lo que me contaba. Para quienes todavía no han oído hablar de Fintech –y puede que sea la mayoría – es posible que en poco tiempo les ocurra algo parecido a esa historia anterior.

__________________________________

 ¿Qué es Fintech? El término surge a partir de la unión de las primeras letras de dos palabras, en idioma Inglés, que son Financial y Technology. Es decir, la aplicación de las innovaciones tecnológicas a las Finanzas. Como concepto, este término tendrá unos cinco años o seis años, pero su contenido es “abierto”, y al mismo se incorporan, de manera más o menos continua y a una velocidad sorprendente, nuevos productos, sistemas, procesos y empresas.

¿Por qué surge Fintech? Pienso que es un resultado natural de experiencias y conocimientos acumulados por el mundo. Esa tendencia, a partir de los años 2007-2008, se convirtió en fenómeno mundial, claramente definido y definitivo. En primer lugar, Fintech es fruto de la desconfianza. En efecto, de la pérdida de credibilidad en muchas gentes, en particular en los países desarrollados, sobre mecanismos y sistemas bancarios tradicionales, que se fueron gestando y transformando luego de la desaparición del Pacto de Bretton Woods, a inicios de la década de los pasados años setenta, y que trajo consigo profundos cambios y la pérdida de control y la desregulación de esos sistemas. Esto ha prevalecido desde entonces, y ha hecho mucho daño a la Economía Mundial, a la de países y a millones de ciudadanos.

No fue un hecho aislado lo que condujo a la frustración generalizada sobre la efectividad en el funcionamiento de las finanzas mundiales: La crisis de la deuda en América Latina, 1980-1990, con la pérdida de una década en el crecimiento de la región; Lunes Negro, crisis en las bolsas de Nueva York, 1987; Crisis del Peso Mexicano, 1994; Crisis Asiática, 1997; Crisis en Rusia, 1998; Crisis de empresas de alta tecnologías en EUA, 2000; Crisis Argentina; 2001-2002; Crisis sub-prime, en el mundo, 2007-2008; Crisis europea 2009-2013. Ya es difícil creer que esos sistemas puedan marchar adecuadamente porque prácticamente nada ha cambiado en los últimos cuarenta y cinco años, excepto el fortalecimiento y concentración del poder de los bancos y de las instituciones financieras comerciales no bancarias* por encima de gobiernos y de organismos internacionales. Y, cada día, es peor.

El surgimiento de las Fintech es una respuesta de una buena parte del mundo, resuelta a librarse del control, el dominio y las arbitrariedades del sistema monetario y financiero internacional y de sus instituciones; tradicionales y muy conservadoras de sus intereses.

En segundo plano, y esto ha sido determinante, ya se dispone y se manejan las tecnologías necesarias para reproducir las mismas operaciones que realizan los bancos y sistemas financieros comerciales, lo único que de manera privada, personal e independiente. El control sale de las manos de los bancos y pasa a manos de los seres humanos.

¿Cómo se estructuran las actividades de Fintech y su soporte tecnológico? Una manera de explicar el ordenamiento más general de Fintech, de manera muy sintética y esquemática, se muestra en la siguiente gráfica:

gra (2)

Los blockchains son la base computacional de este sistema, en una concepción diferente a la de los servidores tradicionales. Cada bloque es un “libro”, con una numeración alfanumérica única, que se encuentra en cada usuario del sistema (pueden ser millones o cientos de ellos) y todos pueden tener acceso, pero nadie puede, sin autorización, modificar o eliminar un bloque o cambiar algo. Una vez creado el bloque no se puede modificar. Esos bloques se encadenan, y en ellos se reflejan toda la historia de cada transacción. La información está encriptada, codificada, a partir de un sistema muy complejo. Nadie es centro del sistema. Es una tecnología de “registro contable distribuido”. Esa concepción fue desarrollada hace cinco años por los creadores de Bit-Coin; la critptomoneda de mayor divulgación en el mundo. Pero ya hoy se usa en otras muchas aplicaciones de Fintech.

Partiendo de este esquema, las cadenas de bloques se estructuran en nodos, que tienen todos iguales valores y conexión, y que forman una red; un sistema totalmente distribuido, resistente a ataques, hackers y errores. Esa red permite establecer una conexión P2P; es decir, Peer to Peer, o lo que es lo mismo, red de pares, red entre iguales. Sirve para intercambiar información, de forma directa, entre dos o más personas, sin intermediarios. Tecnológicamente hablando no es nuevo. Pertenece a finales de los años noventa. Lo nuevo son sus diversas aplicaciones actuales. Es el sistema en que descansa Skipe, y también las plataformas de todas las criptomonedas.

Las anteriores son, por así decirlo, las bases tecnológicas esenciales de Fintech. Los demás dos elementos del esquema, que se apoyan en estos soportes técnicos, vendrían a ser el equivalente, en las nuevas concepciones, a las dos viejas partes en que se dividen los sistemas financieros tradicionales: Mercados de Capitales y Monetarios.

Shadow Banking. Los mercados “a la sombra”. Son sólo los mercados de capitales que se encuentran fuera de los sistemas financieros formales y de los bancos tradicionales. Son los nuevos prestatarios y prestamistas de créditos, que se ponen de acuerdo, directamente, al margen de los bancos, de sus “tasas de intereses” (usualmente de usura) y de sus reglas.

Son tan legales como los viejos mecanismos, aunque quizás aún menos transparentes y conocidos. Se estima que en la actualidad el total de los activos financieros que se negocian “a la sombra” de los mercados tradicionales en el mundo podría representar un 25%, y que llegará a un 35% o más, en los próximos cinco años **.

Una encuesta sobre Inclusión Financiera en México en el año 2015, presentada en junio del 2016, muestra que el 32% de la población mexicana que ahorra lo hace mediante mecanismos informales, al margen de los bancos.

Criptomonedas: Este es el segundo componente del nuevo sistema Monetario Internacional. El “mercado de criptomonedas”. Un nuevo mercado basado en monedas digitales que se generan, de manera privada, a partir de “minar” mediante las blockchains y que ya no son dólares, euros o yenes; pero que tienen su equivalencia y su valor expresado en la “viejas monedas”. La primera, como ya se dijo, fue Bitcoin, que nació en el año 2009 en EUA, y que sigue siendo la más fuerte, pero ya han aparecido otras seiscientas en todo el mundo. Se abre paso, con mucha velocidad, una criptomoneda europea; OneCoin, que en sólo quince meses de existencia ha “minado” más de 720 millones de unidades, y que tienen un valor actual de 6,24 euros cada una; partiendo, a inicios del 2015, de una cotización de sólo 0,5 euros por moneda. Cuenta, en la actualidad, con dos millones de miembros en ciento noventa países.

¿Cuáles son las principales actividades que se realizan a través de las Fintech? Son las las mismas que realizan los bancos: Pagos y transferencias, préstamos o créditos, operaciones en los mercados de divisas (Forex), seguros, asesoría financiera, gestión de riesgos, banca móvil, etc. A esas actividades tradicionales se les suman otras nuevas: Criptomonedas o monedas alternativas, crowfunding (plataformas de donación y financiación de proyectos colectivos), plataformas de compensación (reconocimientos) y otras. La diferencia esencial es que todas estas actividades se realizan “a la sombra” y mediante P2P, por decenas de miles de nuevas empresas especializadas en diferentes instrumentos de Fintech en el mundo.

¿El sistema bancario tradicional y los organismos monetarios financieros nacionales e internacionales son ajenos a esta nueva Ola? Nada de eso. Ya comprendieron que es un proceso irreversible, y que avanza a pasos acelerados, y lo que han hecho es incorporarse a Fintech, y apuestan fuerte. En un informe de Wharton, de la Universidad de Pennsylvania, de mayo del 2016, se señala que: “La inversión mundial en operaciones Fintech se ha triplicado, hasta los US $ 12 mil millones —sobre todo en EE.UU.— de los US $ 4 mil millones registrados en 2013. En el 2015, la inversión en operaciones privadas de Fintech aumentó casi un 60% más, hasta los $ 19 mil millones…Bank of America gastó $ 3 mil millones en lo que llamó iniciativas de tecnología. Del mismo modo, JP Morgan Chase, gastó también cerca de $ 3 mil millones de dólares en nuevas tecnologías el año pasado.” *** Pero, como en otros aspectos… la delantera mundial actual en Fintech….. la llevan los chinos…..

¿Sustituirán las Fintech a las operaciones y monedas tradicionales? Todo parece indicar que no, al menos, en un buen tiempo. Coexistirán, como conviven internet con los medios convencionales de información y comunicación. Lo único que es posible que quienes estén en las nuevas formas de operar de los mercados monetarios y financieros se encuentren en mejores condiciones para sortear los inconvenientes y riesgos de la próxima crisis monetaria y financiera….que no tardará en llegar….. ¿Está Usted preparado?

*    Ver trabajo anterior; “Sobre 28 gigantes, el castillo del dinero, y el mito del crédito”, en este propio blog
** Ver “Capital Markets, 2020”; Resumen ejecutivo; Pricewaterhouses Coopers, S,L, 2015
*** Ver “¿La tecnología aplicada a las finanzas será finalmente una realidad?”; Wharton, Unv. Pennsylvania; 4/05/2016

2 comentarios en “Fintech: Una nueva Revolución Tecnológica a las puertas ¿Está preparado?

  1. Hola Mario,
    Excelente artículo, muy interesante la revolución que compartes que yo mas bien pensaria como evolución, porque se utilizan las herramentas informáticas existen de de la decada de los años 60 pero su utilización en la decada de los años 80 se van transformando para así también cambiar forma de hacer negocios de manera electrónica.

    Me gusta

    1. Hola Mauricio:

      Muchas gracias por tu valoración del trabajo. Efectivamente, muchas herramientas informáticas no son nuevas.
      Por ejemplo el concepto del P2P, pero otras si son más recientes; los blockchains. Aquí a mi juicio lo mas importante es la aplicación de estas herramientas informáticas para la “democratización” de los procesos monetarios y financieros, que siempre fueron facultades de bancos, tantos comerciales como centrales, y de las grandes organizaciones financieras internacionales no bancarias. Ya los “28 gigantes” (aquí hago referencia al artículo anterior a éste, publicado en el blog) saben que esto es un proceso irreversible y se van a sumar a esto. Dinero y capacidad tecnológica no les falta pero, de todas formas, las FINTECH abre nuevas posibilidades y alternativas a cientos o miles de millones de personas en todo el mundo. Tengo que tratar, en un próximo trabajo, y quizás con mayor extensión y profundidad, el tema de las criptomonedas. Ese será el futuro de los mercados monetarios más dinámicos. Mientras, te reitero mi agradecimiento a tu comentario. Seguimos en contacto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s